La hora cero llegó para los miles de "dreamers" de todo el país hoy, cuando por fin pudieron comenzar a tramitar los documentos reglamentarios que los llevarán a regularizar --por lo menos temporalmente-- su estadía en el país.

Desde California hasta Florida, pasando por Arizona, Texas e Illinois, miembros de organizaciones civiles, de consulados, de colegios comunitarios y activistas se subieron las mangas de la camisa y comenzaron a asesorar a los también conocidos como soñadores. Estos jóvenes, que fueron traídos a Estados Unidos cuando eran pequeños y han permanecido desde entonces ilegalmente en el país, habían luchado por más de una década por una medida que les permitiera regularizar su situación migratoria.

Varios intentos quedaron en el camino hasta que en junio pasado el presidente Barack Obama anunció, mediante una orden ejecutiva, el programa de acción diferida, que cancelaba de inmediato las deportaciones de estos jóvenes y al mismo tiempo les otorgaba la posibilidad de seguir estudiando y de trabajar legalmente en el país.

El martes, el Departamento de Seguridad Nacional dio a conocer los documentos necesarios y los requisitos que deben cumplir estos estudiantes, y hoy, finalmente, más de millón y medio de chicos --los que se calcula se beneficiarán con esta medida-- comenzaron a recaudar documentos y a llenar la solicitud para este proceso, conocido en inglés como Deferred Action for Childhood Arrivals (DACA), que debe enviarse al Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos.

LEE LOS COMENTARIOS A ESTA NOTA Y AGREGA EL TUYO


En Los Ángeles, donde se concentra la mayor cantidad de soñadores --se calcula que más de 300,000--, la mayoría mexicanos, las oficinas de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA) se vieron abarrotadas con la llegada de más de mil jóvenes que buscaban asesoría legal. Los talleres se ofrecieron durante todo el día a grupos de 100 y su duración fue de una hora. El costo para los miembros de la coalición es de 40 dólares y para no miembros de 80. Los talleres se seguirán impartiendo mientras haya demanda de lunes a viernes de 10 am a 5 pm.

Entre los abogados que brindaron asesoría estaba Sergio García, quien causó revuelo nacional en semanas recientes cuando autoridades federales se opusieron a su intento de obtener su licencia de abogado en el estado de California. La razón: García es indocumentado.

Él viajó desde el norte de California, donde reside, para ayudar a estudiantes de Los Ángeles a llenar sus formularios. Recomendó a los solicitantes tener cuidado con abogados o notarios que buscan sacar provecho de la situación. Si bien se aconceja la asesoría de expertos para llenar la solicitud, no es indispensable hacerlo, dijo.

En Florida, Eduardo Padrón, presidente del Colegio Miami Dade, en Miami, dijo que "no tenemos aún una solución real porque no estaremos contentos hasta que tengamos una verdadera reforma migratoria, pero al menos el presidente les esta dando una oportunidad muy importante [a los estudiantes], que es vivir sin el miedo de la deportación, tener permiso de trabajo y poder contribuir a esta nación como se lo merecen".

Esa institución, la quinta escuela de donde se gradúan más hispanos en Estados Unidos, realizó una campaña que busca orientar a los "dreamers" antes de que presenten sus documentos a inmigración.

La Coalición de Inmigrantes de Florida informó que se ofrecerán clínicas en distintas ciudades y condados del sur de Florida, como Miami, Homestead y Broward.

En el consulado mexicano de Miami no se registraron largas filas por la mañana, como en otras ciudades, pero funcionarios de esa institución señalaron que los estudiantes mexicanos acudieron en horario normal desde la semana pasada para tramitar su pasaporte, uno de los requisitos para el trámite.

En Nueva York, donde se calcula que entre 60,000 y 90,000 jóvenes se beneficiarán de la acción diferida, el asambleísta estatal Francisco Moya calificó la jornada como "un día histórico porque hoy a nivel nacional miles de jóvenes podrán empezar acogerse a los beneficios de la medida aprobada por el presidente Obama".

Moya destacó que la acción diferida es el primer paso, pero que lo que se necesita es la reforma migratoria a nivel federal.

"Tenemos que seguir presionando en Washington para que se concreten estas promesas que se han hecho cada vez que hay una campaña electora", dijo el asambleísta.

Moya anunció que gestionó junto a Sheldon Silver, vocero de la asamblea de ese estado, un fondo de 150,000 dólares para cubrir honorarios de abogados que impartirán clínicas gratuitas para asesorar a los estudiantes.

En Chicago, cientos de "dreamers" llegaron al Navy Pier de esa ciudad, donde la Coalición de la Defensa pro Derechos de Inmigrantes y Refugiados e Inmigrantes de Illinois (ICIRR) ofreció un taller de orientación. Al evento asistieron el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, así como los congresistas demócratas por Illinois Luis Gutiérrez y Dick Durbin, este último copatrocinador de la primera versión del Dream Act, presentada hace una década en el congreso federal.

Según datos de la coalición, unas 7,000 personas recibieron asesoría en relación con el trámite de la acción diferida. Participaron 600 voluntarios y 50 abogados.

Durante el taller, Emanuel anunció la creación de un fondo de 275,000 dólares que servirán para otorgar becas a los “dreamers”. El Illinois Dream Fund se logró gracias a donativos de empresas privadas como Univision y Western Union. El fondo será administrado por el gobierno de Illinois, que posteriormente decidirá qué estudiantes cumplen los requisitos para recibir dicha beca.

"Estamos aprendiendo. Nunca he pasado por un proceso de legalización. Yo nunca he visto la demanda de la gente como lo he visto hoy. Para mañana sabremos cómo servir mejor a la gente, y nuestras intenciones son las mejores: que no sean deportados", dijo Gutiérrez.

Loading Slideshow...
  • La Acción Diferida es una determinación discrecional que aplaza la deportación de un individuo, no confiere un estatus legal al individuo. es por un período de dos años, sujeto a renovación y podrán también ser elegibles para la autorización de empleo.

  • Bajo los reglamentos en vigor, el individuo que recibe Acción Diferida es elegible a recibir autorización de empleo mientras la misma está vigente y pueda demostrar que existe "una necesidad económica para el empleo".

  • El programa de Acción Diferida está abierto a todo individuo que pueda demostrar que cumple con los criterios de consideración establecidos, incluyendo tanto aquellos que nunca han enfrentado procedimientos de deportación como aquellos que sí están en procedimientos de deportación, o tienen una orden final o una orden de salida voluntaria (siempre que no estén en detención por cargos de inmigración).

  • La Acción Diferida es una discreción procesal que no confiere un estatus de residente permanente legal ni es un vehículo hacia la ciudadanía.

  • El 15 de junio del 2012, el Presidente Barack Obama anunció que el Departamento de Seguridad Interna (DHS por sus siglas en inglés) no deportaría a ciertos jóvenes indocumentados elegibles bajo el DREAM Act.

  • El pago por el procedimiento es de 465 dólares, que incluye una cuota de 380 para la solicitud de autorización de empleo y una cuota de 85 para las huellas digitales.

  • El programa de Acción Diferida beneficia a entre 800 mil y 1.4 millones de jóvenes indocumentados que ingresaron al país antes de cumplir los 16 años de edad.

  • Merary Hernandez de 17 años de edad y que fue traída desde Honduras cuando era una niña podría calificar para el programa de Acción Diferida

  • Erika Andiola es una de las activistas que brindan información y orientación sobre el programa de Acción Diferida que entra en vigor este 15 de agosto.

  • Myrna Orozco de 22 años de edad, originaria de México y quien vive en EE.UU. desde que era una niña llora de emoción tras el anuncio del programa de Acción Diferida.