Es muy fácil olvidar cuán peligroso y difícil puede llegar a ser el Pikes Peak International Hill Climb. Aquellos que retan a la montaña lo hacen con el conocimiento de que cualquier giro incorrecto puede enviarlos, incluso, a la muerte.

Jeremy Foley ha descubierto recientemente, de primera mano, lo que es vivir esa pesadiilla. Justo a las 16 millas cuando su Mitsubishi Evolution 8 salió de su curso. El coche se volcó y comenzó a dar volteretas sobre el extremo por el lado de la montaña, desviándose de su curso y comenzando a perder partes el vehículo a lo largo del camino. La máquina rodó por lo menos siete veces antes de llegar a una parada de lado derecho de la carretera.

Tanto Foley y su copiloto salieron disparados y fueron llevados a un hospital local, para salir poco después del nosocomio. Los primeros informes sugieren que Foley escapó de la calamidad con una pierna rota. Esta fue su primera vez en Pikes Peak. Si alguna vez hubo un anuncio para la construcción de una jaula adecuada en los vehículos que compiten ahí, esta es una buena advertencia.