Huffpost Voces

Béisbol 'flashback': La de 1887, una temporada de reglas inservibles

Publicado: Actualizado:
Este marcador, utilizado por umpires en 1887, se exhibe en el Hall de la Fama porque, como todos los que exhibían hasta “5 y 4”, fue único. Solamente trabajó ese año.
Este marcador, utilizado por umpires en 1887, se exhibe en el Hall de la Fama porque, como todos los que exhibían hasta “5 y 4”, fue único. Solamente trabajó ese año.
** El strikeout con cuatro strikes, y la base por bolas de cinco malas. ** Además, la base por bolas se contaba como hit para el promedio al bate. CORAL GABLES, Florida (VIP-WIRE).- Hace ahora 125 años, en 1887, se vivió en Grandes Ligas la temporada más desastrosa, o todo lo contrario, la de mayor adquisición de experiencia. ¡¿Quién sabe?! Todavía no se han podido poner de acuerdo los historiadores. Lo cierto fue que el Comité de Reglas dispuso, con las mejores intenciones, una serie de cambios que resultaron horribles. El beisbol ha sido a través de su laaaarga historia, la actividad deportiva en recibir con más entusiasmo las ideas de cambios de Reglas o de imposición de nuevas Reglas. Desde aquellos ritos religiosos de los faraones egipcios, quienes lanzaban, bateaban, corrían y fildeaban tres mil años antes de Cristo, se han vivido constantes modificaciones de todos los tipos. Y más aún desde que en 1846, se estrenaron las Reglas preparadas por Alexánder Joy Cartwright, de lo Knickerbocker. Por ejemplo, hasta 1879 la base por bolas se recibía con nueve pelotas malas, en 1880 la bajaron a ocho, a siete en 1882, y a seis en 1884. Pero entonces opinaron que seis eran muy pocas y volvieron a las siete en 1886. Siguieron las discusiones y se convencieron de que, siempre sí, eran muchas, por lo que en 1887 dieron el salto a las cinco. Fue en 1889 cuando finalmente fijaron las cuatro malas que siguen vigentes. Pero para ese año 1887, cuando las cinco bolas para alcanzar la base, también elevaron de tres a cuatro los strikes para ser strikeout. Alegaron que así habría más ofensiva, pero se equivocaron, porque con tántos strikes, podían esperar más por la base por bolas. En el Hall de la Fama exhiben uno de los marcadores que utilizaron los umpires por única vez en la historia, porque llegan a un máximo de cinco bolas y cuatro strikes. Los en uso desde 1888, son lógicamente, hasta cuatro bolas y tres strikes. También en 1887, las bases por bolas fueron acreditadas como hit a los bateadores, por lo que 10 terminaron sobre 400, el campeón Tip O´Neill terminó con 485 y seis de los 10 promedios más altos de la historia, los lograron ese año. Otra rareza en 1887 fue que, por cada base extra que alcanzaban los bateadores con sus incogibles después de la primera, se les acreditaba una base robada. John Montgómery Ward le sacó partido a esa otra abolida Regla y se anotó 111 robos. Ese año igualmente, fue la primera vez que se concedió la primera base a los bateadores golpeados por un lanzamiento; fue cuando prohibieron los home-plate de mármol, metal o piedra, y obligaron a que fuera solamente de goma. Y los coaches, que venían actuando hacía años, fueron reconocidos por primera vez a través de las Reglas. Entre quienes más lucharon para que se reconsideraran de urgencia las Reglas de 1887, figuraron Adrian (Cap) Anson, primera base del club de Chicago y Charles Comiskey, primera base del San Luis, quienes a la vez eran los líderes en sus equipos. Por supusto que el periodista Henry Chadwick, el personaje más activo de la época en las modificaciones y creaciones de las Reglas, trabajó junto con ellos en busca de lo más razonable para el deporte y para el espectáculo. Pero las intentonas para mejorar el beisbol han sido una constante. Por ejemplo, en 1973, la Liga Americana impuso el bateador designado, y durante los entrenamiento de 1971, Charlie O. Finley, propietario de los Atléticos de Oakland, intentó modificar otra vez la base por bolas, bajándola a tres malas, lo que no fue aceptado desde luego. Igualmente, ese año Finley mandó a fabricar varios centenares de docenas de pelotas color mandarina, las cuales puso en acción en sus juegos de exhibición, alegando que para la televisión ese color era mucho mejor que el blanco. Tampoco le aprobaron eso. Y como es una tradición, habrá siempre, año tras año, nuevas proposiciones para que cambien y se agreguen Reglas. Algunas veces las aprobarán, en otras oportunidades, no. Así ha sido durante más de cinco mil años, desde los tres mil antes de Cristo, cuando la historia de los faraones egipcios.

En Internet

Claves para el retorno del béisbol a los Juegos Olímpicos (Opinión)

Una polémica gorra de béisbol enfrenta a Chávez con Capriles

Armando Barajas: la adicción por el béisbol

Béisbol se frota las manos con sueño olímpico

«La mujer del año»: Katharine Hepburn contra el béisbol

Juan Vené || En la pelota