SAN DIEGO (AP) — Dos ex agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos fueron hallados culpables el viernes de haber introducido a cientos de personas hacia territorio estadounidense en vehículos de la agencia.

Raúl y Fidel Villarreal fueron declarados culpables de los cargos de trasladar a inmigrantes no autorizados a Estados Unidos a cambio de dinero, recibir sobornos de funcionarios públicos y de asociación ilícita para lavar dinero.

La fiscalía indicó que Raúl Villarreal inició una red que traía a mexicanos y brasileños y convirtió a Fidel Villarreal, su hermano mayor y también agente, en uno de sus primeros cómplices.

Ambos hermanos se declararon inocentes en uno de los casos de corrupción de mayor notoriedad que involucra a la Patrulla Fronteriza desde que ésta efectuó numerosas contrataciones durante la década pasada. Raúl Villarreal había sido un personaje conocido por el público al aparecer frecuentemente en televisión como vocero de la agencia.

La investigación federal inició en mayo de 2005 luego que un informante reveló datos al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

Los investigadores instalaron cámaras en postes en áreas donde los inmigrantes eran dejados, plantaron dispositivos ocultos para grabar, colocaron equipos de rastreo en vehículos de la Patrulla Fronteriza y siguieron una carga de contrabando vía aérea.

La fiscalía también se apoyó en declaraciones de presuntos cómplices e inmigrantes que ingresaron al país sin autorización legal, entre ellos algunos que identificaron a Fidel Villarreal en fotografías. Una brasileña de 24 años dijo haber pagado 12.000 dólares por cruzar la frontera a bordo de "un auto de la policía".

Está programado que los hermanos reciban sentencia el 16 de noviembre. Enfrentan una pena máxima de 50 años de prisión y al menos 1,25 millones de dólares en sanciones.

Entre los otros acusados en el caso se encuentran Armando García, que también fue hallado culpable el viernes de cargos de tráfico de inmigrantes no autorizados por dinero y trasladarlos a Estados Unidos y de asociación ilícita para lavar dinero. Otra detenida, Claudia González, se declaró culpable en diciembre de 2009 y el 10 de septiembre recibirá sentencia.