Quizás crees saber cómo se corta una cebolla, pero ... ¿lo estarás haciendo de la manera correcta? Un chef de The Culinary Institute of America te muestra cómo hacerlo paso a paso.

Debes usar tus dedos como guía para lograr rebanadas uniformes en toda la cebolla, nos explica el chef.

Aprende en el video a continuación:



MIRA TAMBIÉN:

Loading Slideshow...
  • PAPAS

    Los refrigeradores son demasiado fríos para las papas y provocan que sus almidones se conviertan en azúcar. Esto los hace algo dulces cuando se cocinan y no de buena manera. Esta azúcar extra también provoca que las papas se oscurezcan prematuramente al cocinarlas, haciéndolas menos apetitosas. Lo recomendable es guardar las papas en un lugar oscuro y seco. Guardadas de esta manera pueden durar frescas entre una a tres semanas.

  • TOMATES

    Los tomates también tienen una mala reacción al frío: se vuelven suaves y blandos. Cuando se refrigeran las membranas de las paredes celulares se dañan, lo que crea una textura granulosa. Los tomates de deben guardar en temperatura ambiente, fuera de la luz solar (lo que puede madurar la fruta de manera despareja) y con el tallo hacia arriba para evitar los golpes.

  • CEBOLLAS

    Las cebollas, al igual que los tomates se vuelven suaves en el refrigerador y estas siempre saben mejor cuando son crujientes. Las cebollas también tienen la tendencia de impartir su sabor a las otras verduras cercanas. Lo ideal es mantener las cebollas en un lugar seco y cálido hasta que se parten. Una vez partidas, las debes guardar en el refrigerador, cubiertas. De esta manera durarán unos días.<br><br> Otra cosa a recordar, nunca guardes tus cebollas y papas juntas. Las cebollas y papas liberan gases que pueden provocar que la otra se dañe más rápido.