CARACAS (AP) — El mausoleo blanco y elevado en el centro de Caracas es para muchos venezolanos muy parecido a Hugo Chávez, sólo que en términos de arquitectura: fuera de lo común, llamativo y engreído.

Y no, el suntuoso sepulcro no fue construido para el presidente socialista venezolano, que lidia con su propia mortalidad por su reciente batalla contra el cáncer y que además se está postulando para la reelección.

Aquí se albergarán los restos del líder independentista de Sudamérica Simón Bolívar, que Chávez exalta con entusiasmo a diario como el padre espiritual de su propia autoproclamada revolución.

El mausoleo de 50 metros (160 pies) que se inaugurará en los próximos días, aunque no está terminado.

Su construcción se ha retrasado, envuelta en el secreto y alternativamente aclamada como digna de un héroe de la grandeza histórica de Bolívar y criticada como un reflejo exagerado del ego de Chávez y el supuesto deseo de ser visto como una reencarnación del héroe de la independencia.

Su solemne piso interior de granito negro está listo, pero la plaza que lo rodea aún no. Los obreros han estado trabajando duro día y noche en las últimas semanas en la colocación de baldosas, en el cableado del alumbrado, el paisajismo y moldeando la escalera de concreto.

Chávez propuso el santuario, dedicado exclusivamente a "El Libertador", hace dos años, cuando decidió que necesitaba saber si el padre fundador principal de Venezuela fue envenenado.

Los historiadores suelen coincidir en que Bolívar, que encabezó a los revolucionarios que consiguieron la independencia de España en lo que después sería Venezuela, Colombia, Panamá, Ecuador, Bolivia y Perú, murió de tuberculosis en 1830 a los 47 años.

Sin embargo, Chávez dijo que tenía sus sospechas. Por tanto, ordenó que se abriera con bombo y platillo el sepulcro de Bolívar y reunió un equipo de científicos internacionales para que estudiaran los restos. El veredicto se dio a conocer en el pasado aniversario del natalicio de Bolívar: no había evidencia de crimen alguno.

Para entonces, funcionarios del gobierno habían decidido que ya era hora de mover los restos de Bolívar del contiguo Panteón Nacional, donde habían descansado desde 1876 junto con los restos de otro centenar de héroes y heroínas de la nación, cuyo nombre fue cambiado a República Bolivariana de Venezuela, por iniciativa de Chávez.

Chávez dio a conocer el martes una imagen en 3D de Bolívar, hecha con base en sus restos, aprovechando el día del 229no aniversario de su nacimiento.

La conclusión del mausoleo fue prometida inicialmente para diciembre del 2011, luego para mayo. Los retrasos han sido motivo de burla por parte de los detractores de Chávez como algo típico en su gobierno de 13 años.

Asimismo, los críticos han condenado una falta de transparencia en el proceso.

Los gobiernos típicamente solicitan propuestas por parte de reconocidos arquitectos para tales proyectos, abriendo la convocatoria al campo internacional.

En este caso, no fue así.

"En este caso se le dio a los amigos; es más, yo no tengo claro todavía ... quién es el arquitecto", dijo Oscar Tenreiro, un prominente arquitecto de Caracas que desaprueba el mausoleo.

Nadie ha ubicado públicamente al arquitecto, aunque la persona a cargo del proyecto es Francisco Sesto, un arquitecto nacido en España nombrado Ministro para la Reconstrucción Urbana de Caracas por Chávez a finales de 2010.

Chávez creó el puesto luego de que un candidato de la oposición fue electo alcalde de Caracas. Sesto es un ex ministro cultural cuyo empleo incluye supervisar la construcción de viviendas en la capital.

Sesto no respondió a repetidas peticiones de entrevista a través de su vocera.

En una discusión pública del proyecto realizada a principios de junio, Sesto dijo que el costo era de 140 millones de dólares y era construida porque "desde siempre tenemos la sensación que Bolívar necesitaba un mausoleo digno de su grandeza".

"Hubo muchas críticas sobre que sus restos no estaban en condiciones dignas" en el panteón, agregó, señalando que para el diseño del mausoleo "escuchamos muchas ideas, incluyendo las del presidente".

No especificó qué había sugerido Chávez y defendió la austeridad del estilo contemporáneo. La estructura "cuenta con un espacio mucho más amplio en el que la luz natural entrará por el techo y bajará por las paredes ofreciendo un aspecto mágico y sensible", agregó.

En una publicación de blog, titulada "Arrogancia", Tenreiro remarcó la elevada calidad de la construcción y los materiales importados, incluyendo las baldosas de cerámica española en el exterior y acero que se oxida en color naranja sin perder su fuerza.

"Se aprecia la enorme masa, límpida y seductora en sí misma, pero desmesurada y absurda, ajena al contexto, poseída del mismo pecado del sistema político que le dio origen", dijo Tenreiro, quien agregó que estaba preocupado de que la inclinada cara sur del mausoleo, que la conecta con el panteón, se convierta en una cascada con fuertes lluvias que potencialmente pueda inundar la pequeña ex iglesia neoclásica.

A Mitchele Vidal, quien forma parte de la mesa directiva del Colegio de Arquitectos de Venezuela, no le gustó que el muro trasero del panteón fuera removido para convertirlo en un pasillo que servirá como entrada al mausoleo.

Otros críticos han comparado la pared inclinada con un parque de patinaje, lo que provocó que Sesto publicara en su blog una serie de edificios renombrados a nivel mundial que también usan un plano inclinado.

"A mí me parece absolutamente desproporcionado e innecesario", dijo Vidal respecto del gasto, dado que la necesidad en ese mismo barrio es en viviendas y mejores servicios de salud. Desde la cima del monumento, donde los trabajadores dicen que arderá una llama perenne, uno puede ver hacia el poniente una escuálida colección de pequeñas casas con techos de lámina.

Sin embargo, otros creen que los venezolanos merecen un monumento como este.

"No considero que sea exagerado", dijo Isis Berroterán, un ama de casa de 47 años del poblado de Cagua, mientras veía el monumento desde el automóvil. "Ya el panteón, aunque espectacular, se quedo chiquitito para el tamaño en que se creció la ciudad".

Un capataz cuyos trabajadores pintaban las tuberías dentro del mausoleo el domingo, José Freytes, dijo que al principio estaba escéptico sobre el monumento, pero ha llegado a apreciarlo ya que tomó forma.

Otros países han construido imponentes monumentos para sus fundadores. ¿Por qué Venezuela no lo haría? Después de todo, Bolívar ayudó a liberar a muchos países.

"En esencia, la idea es poner en alto el nombre de Bolívar a nivel mundial. Eso es", dijo Freytes. "Yo creo que el presidente está haciendo lo correcto".

Elías Pino, un historiador y experto en Bolívar, considera que el mausoleo es la forma en que Chávez profundiza su propia identificación en la mente del pueblo con el héroe nacional.

"Pero la intención política es el hecho de que el presidente Hugo Chávez sea proclamado como el administrador del testamento de Bolívar y como intérprete de ese evangelio bolivariano", dijo Pino. "(Este monumento) no sólo va ser el mausoleo de Bolívar, sino también la entrada al panteón de la patria del presidente Chávez, las dos cosas están juntas", concluyó.

___

El periodista de The Associated Press Jorge Rueda contribuyó para este despacho