Hay cosas que te hacen oler mal más allá que una buena sesión en el gimnasio. Conoce los motivos para que puedas remediar o, mejor aún, prevenir un olorcito indeseable.

Tu trabajo es súper estresante
De seguro te ha sucedido: Le estás dando vueltas a esa conversación con tu jefe sobre posibles despidos: tu corazón late más rápido, tu respiración aumenta y de repente sientes tus manos húmedas.

La ansiedad provoca la liberación de cortisol, la hormona del estrés, que te ayuda a prepararte para lidiar con una situación peligrosa. Desafortunadamente el cortisol también te hace sudar. Aunque el sudor de por sí no tiene mal olor, cuando se combina con la bacteria que vive en tu piel, comienzas a oler tan mal como te sientes.

Irregularidad en el nivel de azúcar en la sangre
El olor frutal en las cetonas del aliento de las personas con diabetes es conocido como una señal de problemas en el nivel de azúcar en la sangre, el padecimiento de hipoglicemia también puede causarlo. Aunque frutal suena rico en teoría, en realidad puede ser muy peligroso. Si tu nivel de azúcar se inclina demasiado a cualquier extremo, podrías poner tu vida en peligro. Este es un olor que nunca debes ignorar.

Pastillas anticonceptivas
Muchos medicamentos pueden tener efectos secundarios que causan olores. Por ejemplo, las pastillas anticonceptivas resecan la boca, lo que puede provocar la acumulación de sulfuro, lo que causa ese olor a huevo podrido. También medicamentos como acetaminofén, anti-depresivos y píldoras dietéticas han demostrado provocar transpiración extra. Siempre lee las etiquetas.

Problemas digestivos
Parece que no hay manera de ganar: Mucha fibra provoca gases, muy poca te puede estreñir, que suma a los problemas de flatulencia y puede afectar todo tu olor corporal. En casos de estreñimiento severo, las toxinas liberadas por el sistema digestivo pueden colares por tus poros, dándote lo que se conoce como "olor corporal fecal".

Conoce cómo combatir el mal olor:

Loading Slideshow...
  • <font size="-2">Por Yined Ramírez-Hendrix</font><br /><br />Muchas personas desean "limpiar" sus cuerpos de impurezas y piensan que con un régimen loco de una semana lograrán resultados duraderos. Es más recomendable consumir una dieta que incluya alimentos desintoxicantes y hacerlo un proceso diario. Estos son los mejores:<br /><br /><strong>Limones</strong><br /><br />Esta fruta estimula la liberación de encimas y ayuda a convertir toxinas en forma de agua soluble que puede ser fácilmente excretada del cuerpo. El tomar agua de limón, que ayuda a formar alcanina, ayuda a balancear la acidez de comidas consumidas. Tómala temprano en la mañana, y si añades semillas de lino molidas, promoverás la remoción de toxinas.

  • Remolacha

    La remolacha está repleta de vitaminas B3, B6, C y beta-caroteno. También es una gran fuente de hierro, magnesio, zinc y calcio - todos necesarios para promover desintoxicación óptima y eliminación. La remolacha también es beneficiosa para el hígado y la vesícula, órganos que ayudan a remover toxinas. La gran cantidad de fibra en la remolacha ayuda la digestión y a eliminar desperdicios.

  • Algas marinas

    Estas están repletas de poderosos antioxidantes que fortalecen la sangre y el tracto digestivo. La algina en las algas marinas absorben las toxinas del sistema digestivo tal como un descalcificador remueve los minerales del agua de grifo. Los vegetales marinos ofrecen un amplio espectro de minerales que cualquier otra comida, conteniendo virtualmente todos los minerales que se encuentran en el océano - los mismos minerales que se encuentran en la sangre humana.

  • Diente de león

    El diente de león es rico en nutrientes y minerales y provee una variedad de fitonutrientes. Estos son súper antioxidantes que ayudan a limpiar el sistema digestivo y fortalece el hígado. Trata de añadir hojas de diente de león a tu ensalada.

  • Retoño de brécol

    El brécol contiene importantes fitoquímicos que se liberan al ser cortados, masticados, fermentados, cocinados o digeridos. Las sustancias son liberadas y se desglosan en sulfopropanos, indole-3-carbinol y D-glucarate, todos que tienen un efecto específico con desintoxicación. Los retoños de brécol pueden proveer mayores beneficios que el brécol regular porque contienen 20 veces más de sulfopropanos. Añádelos a tus ensaladas y dale un giro diferente a tus comidas.

  • Semillas de lino

    Las semillas de lino sirven muchos propósitos. Para desintoxicar tu cuerpo es esencial que asegures que las toxinas son eliminadas propiamente. Semillas de lino molidas son una gran fuente de fibra que ayuda a unir y eliminar toxinas del tracto intestinal. Son también una gran fuente de los saludables aceites omega 3. Trata de consumir al menos dos cucharadas de semillas de lino molidas en limón en agua todas las mañanas.

  • Ajo

    Ningún plan de desintoxicación está completo sin ajo: es un antivirus poderoso, antiséptico y antibiótico. El librar tu cuerpo de microbios patógenos puede reducir toxinas endógenas. Los compuestos sulfúricos del ajo lo hacen esencial para desintoxicar.

  • Alcachofas

    Las alcachofas son deliciosas y son muy saludables. Se ha demostrado que las alcachofas aumentan la producción de bilis y purifican y protegen el hígado. También tienen un efecto diurético en los riñones, asegurando la remoción apropiado de toxinas, después que el hígado las procesa.

  • Curcumina

    Curcumina es el ingrediente activo en la especia cúrcuma, que es muy utilizado para tratar desórdenes del hígado y digestivos. Es muy utilizado en la comida india y en la medicina ayurveda.