CHICAGO (AP) — Aun para los bebés nacidos a término, un poco más de tiempo en el vientre materno podría ser de mayor utilidad.

El tiempo extra permite un mayor desarrollo cerebral, y un estudio indica que quizá también mejores calificaciones en la escuela.

Un embarazo a término se considera por lo general de entre 37 y 41 semanas; los bebés nacidos antes de las 37 semanas se denominan prematuros, y se sabe que tienen más probabilidades de presentar problemas de salud y desarrollo.

Los niños en el estudio eran todos nacidos a término, y la mayoría obtuvo buenos resultados en pruebas de lectura y matemáticas en el tercer grado. Aunque en cantidades marginales, el estudio detectó que un mayor número de niños nacidos a las 37 o 38 semanas tuvo resultados más bajos que los nacidos una o dos semanas después.

Los investigadores y otros expertos dijeron que los resultados indican que la definición de premadurez debe ser reevaluada.

Los hallazgos también generan dudas sobre la convenciencia de acelerar el nacimiento al programar partos por cesárea por el hecho de que las madres estén cansadas de estar embarazadas o porque los doctores estén ocupados, y no por razones médicas, dijeron los investigadores.

Las mujeres deberían "al menos proceder con precaución antes de elegir adelantar su parto", dijo la doctora Kimberly Noble, profesora de pediatría del Centro Médico de la Universidad Columbia y líder de la investigación.

El estudio involucró a 128.000 niños de escuelas públicas de la ciudad de Nueva York, e incluyó a un número considerable de niños de familias marginadas. Pero los autores dijeron que es casi seguro que se hallen resultados similares en otros niños.

De los niños nacidos a las 37 semanas, 2,3% tuvieron muy mala habilidad de lectura y 1,1% tuvo al menos problemas moderados en matemáticas. En comparación, entre los niños nacidos a las 41 semanas, 1,8% presentó problemas de lectura equivalente y 0,9% de matemáticas.

Los niños nacidos a las 38 semanas tuvieron riesgos ligeramente menores que los nacidos a las 37 semanas.

Comparados con los niños nacidos a las 41 semanas, los nacidos a las 37 semanas tuvieron 33% más probabilidades de presentar dificultades graves para leer al cursar el tercer grado, y 19% más probabilidades de tener problemas moderados en matemáticas.

"Estos resultados son de suma importancia y predicen futuros logros académicos", dijo Naomi Breslau, socióloga y profesora en la Universidad Estatal de Michigan. Su propia investigación ha vinculado cocientes intelectuales más bajos a los 6 años de edad en niños que nacieron con el mismo peso que un bebé de 37-38 semanas de gestación, comparados con los que nacieron con mayor peso.

El estudio fue publicado el lunes en la revista Pediatrics.

La investigación "causará una conmoción", dijo la doctora Judy Aschner, profesora de pediatría y directora de neonatología del Centro Médico de la Universidad Vanderbilt.

"Aún hay muchos bebés que nacen más o menos por elección a las 37-38 semanas, y la gente piensa 'no es gran cosa, ya están a término'. A mí me parece que sí es gran cosa", dijo Aschner, quien no participó en el estudio.

Aschner dijo que nadie está recomendando retrasar el parto para las mujeres que entran en labor a las 37 o 38 semanas. "No quiero asustar a las madres cuyos bebés vienen a las 37 semanas", dijo. "Pero aquellos que eligen adelantar el parto, en verdad necesitan detenerse".

Algunos hospitales, como Vanderbilt, exigen que los obstetras que planeen una cesárea por elección completen una lista de control, y si las casillas apropiadas no están marcadas, la operación no se puede llevar a cabo, dijo Aschner.

En el estudio, 15% de los niños nacieron por cesárea, pero no había información sobre cuántas de éstas fueron por decisión o por necesidad médica.

Las cesáreas pueden causar complicaciones de parto que también incrementan la posibilidad de problemas en el desarrollo del infante. Pero los investigadores tomaron eso en cuenta, junto con otros factores de riesgo, incluido bajo peso al nacer, falta de cuidado prenatal, fumar durante el embarazo y situación económica del vecindario, todo lo cual contribuye a pasar apuros académicos. Y aún así descubrieron que nacer a las 37 o 38 semanas era un riesgo adicional.

__

En internet:

Pediatrics: http://www.pediatrics.org

___

Lindsey Tanner está en Twitter como: http://www.twitter.com/LindseyTanner .

VIDEOS RELACIONADOS:



Loading Slideshow...
  • <strong>Yined Ramirez-Hendrix</strong><br> Cuando los infantes van adquiriendo independencia, tus dolores de cabeza aumentan. Por un lado, ya hacen cosas por su cuenta, pero por la misma razón no les puedes despegar un ojo de encima. <br>Las edades entre 3 y 5 años, pueden ser un verdadero reto, así que trata de evitar los siguientes errores.

  • No adherirse a una rutina

    El nene puede preguntarse, ¿por qué ayer comí helado a mis anchas y hoy no puedo probar ni una cucharada? Anoche pude ver tele antes de dormir y hoy mami no me deja, ¿por qué no?<br> Es importante ser consistente en todos los aspectos desde la disciplina, hábitos al dormir y comidas. Las excepciones son válidas y es importante permitirles ciertos gustos, pero también lo es crear una rutina que se pueda seguir al menos un 90% del tiempo.

  • Te enfocas en lo negativo

    Es fácil resaltar las actitudes negativas de los niños -como patalear y gritar- e ignorar las positivas. <br> Dile unas palabras de elogio, dale un beso o un abrazote, él lo apreciará y querrá más. Le puedes decir: "Me gustó como compartiste tus juguetes con los otros niños", "estoy segura que tu maestra está impresionada porque siempre dices 'gracias' y 'por favor" o "te comportaste muy bien durante la cena".

  • Ignorar señales de alerta

    Poco te va a servir que le implores a tu hija que se calme en medio de una rabieta. Trata mejor de prevenir que remediar. Conoces a tu hijo, sabes qué le puede provocar un berrinche, las causas más comunes son hambre, cansancio y aburrimiento. Si tu hija no ha tomado su siesta, mejor atrasa el viaje al supermercado y procura siempre tener una merienda saludable en tu bolso.

  • Fomenta la manipulación

    Los ruegos y lloriqueos pueden enloquecer a cualquiera y a veces prefieres ceder que aguantar un grito más. Digamos que estás lista para preparar la cena y tu hijo empieza a insistir que quiere ir al parque en decibeles que no piensas sean humanos. Para callarlo, suspendes lo que estás haciendo y lo llevas al parque. Los niños saben cómo salirse con la suya y tus puntos débiles. Siempre y cuando tu hijo no muestre conductas agresivas, ignora sus gemidos y lloriqueos. Si te haces la fuerte, tu hijo comprenderá que esa táctica no funciona contigo.

  • Menospreciar la importancia del juego

    Muchos padres quieren que sus hijos sean los primeros de su clase cuando vayan a la escuela y los apuntan en programas educativos y culturales. Pero esto puede ser contraproducente. En estas edades los niños necesitan jugar sin muchas estructuras.<br> Los niños consideran "juego libre" lo que ellos eligen hacer cuando eligen hacerlo. A veces se entretienen dando vueltas por la casa con una escoba, es lo que han preferido y lo hacen por diversión.

  • Reacción exagerada con las mentiras

    Algunos psicólogos piensan que el mentir es una muestra de desarrollo cognitivo. Por supuesto es preocupante, pero muchos padres se imaginan a sus hijos en la cárcel con la primera mentirita que sueltan. El mentir es parte del desarrollo de los niños. No te alarmes con sus mentiras y demuéstrale que no engaña a nadie.