Ser madre de un hijo brillante es un privilegio, pero también un reto. Cuando él piensa, ya tu mente tiene que estar cien millas adelante. La respuesta adecuada debe estar en tus labios y tus reacciones, preparadas. Es una experiencia hermosa, pero hay que vivir en estado de alerta intelectual.

No me refiero al niño genio, sino al que tiene inteligencia superior. Aparte de llenarte de preguntas y encontrar soluciones antes que tú misma, ¿qué problemas de manejo pueden producirse?

  • Muchos padres entran en un culto a su propio ego porque tienen un hijo brillante. Le ponen al ambiente escolar y a los maestros una presión indebida en cuanto a cómo tratar al niño, sobre todo abogando por privilegios.
  • Le ponen presiones indebidas al niño exigiéndole más porque son brillantes. Deciden que su hijo es genio y les hacen la vida imposible con la carga de estudios y cómo cumplir con ella.
  • Se les ocurre todo tipo de actividades extracurriculares porque el niño es muy inteligente, partiendo de la premisa que sin tiempo pueden cumplir con las tareas escolares.
  • Los convierten en centros de atención de toda la familia y las amistades, creándoles un sentido de posesión y superioridad sobre todo.
  • Se comportan con aires de superioridad delante de los padres de los compañeros de escuelas de sus hijos, y, por supuesto, sus hijos los imitan. Les crean un ambiente social hostil en la escuela.
  • No entienden la diferencia entre la capacidad intelectual y el desarrollo social y emocional del niño. La realidad es que el área intelectual se desarrolla paralela a lo emocional. Ser brillante no es sinónimo de madurez emocional. Pero les exigen a los hijos lo que no pueden dar a nivel psicológico y no los ayudan a tener un desarrollo social normal a tono con su edad cronológica.

¿Qué determina que un niño sea catalogado como brillante o genio? La medida tradicional aceptada es el IQ o cociente de inteligencia. Se administran unos exámenes estandarizados y la escala es:

  • 90-110-inteligencia promedio
  • 110-119 inteligencia superior
  • 120-140- inteligencia muy superior
  • Sobre 140- genio o casi genio

Esos exámenes revelan también unas destrezas de ejecutoria cuya interpretación es individual. Sin embargo, hay otras conductas que se observan en la escuela y a menudo en su hogar, que identifican a un niño brillante:

  • Conoce la respuesta a lo que le preguntan.
  • Se interesa en todo.
  • Atiende.
  • Tiene buenas ideas.
  • Trabaja duro en sus deberes escolares.
  • Responde las preguntas que le hacen.
  • Está por encima de su grupo.
  • Escucha con interés.
  • Aprende con facilidad.
  • Entiende las ideas.
  • Disfruta de sus compañeros.
  • Entiende los significados de lo que lee y escucha.
  • Completa las tareas.
  • Es receptivo.
  • Copia con precisión.
  • Disfruta la escuela.
  • Absorbe información.
  • Es bueno memorizando.
  • Es alerta.
  • Se complace en aprender.

Si tu hijo es brillante, apóyalo en sus aprendizajes sin sacrificar su adaptación social. Recuerda que su madurez emocional no necesariamente responde a su inteligencia. Necesita tener amigos, jugar y crecer a tono con su edad. En muchas creaciones, sus reacciones van a ser al nivel de su edad y no de su inteligencia. No le pongas presión. Y cuando te abrume haciendo preguntas cuyas respuestas tú no sabes, tampoco te pongas presión tú. Sugiérele que busque información por sí mismo y después la comparta contigo.

Related on HuffPost:


ADEMÁS:
Loading Slideshow...
  • Hábito saludable # 1: Lávate bien las manos

    <strong>Por Yined Ramirez-Hendrix</strong><br> El lavarse las manos es uno de los hábitos más importantes que los chicos deben aprender y la razón es simple: puede reducir los resfriados, la gripa y otras infecciones por un 50%. Eso son muchos malestares que pueden evitar al lavarse las manos con frecuencia especialmente antes de comer, al dirigirse al patio de recreo, al regresar de la calle y después de estornudar, toser, tocar un animal y utilizar el inodoro.

  • Hábito saludable # 2: Estornuda en tu codo

    Si tu hijo no tiene un pañuelo disponible, enséñale a estornudar en su codo, en lugar de sus manos o al aire. De esta manera, los gérmenes no terminan en el aire o sus dedos, ya que el 80% de los gérmenes se transfieren por el tacto. Esto aplica a la tos también.

  • Hábito saludable # 3: Descarta el pañuelo

    Cuando tu hijo haya aprendido a soplarse la nariz, créale el hábito de desechar los pañuelos tisú, en lugar de dejarlos por ahí cargados de bacterias. Los virus y bacterias pueden vivir hasta por dos horas fuera del cuerpo, el desechar los pañuelos es parte de este buen hábito. Lo mejor es que los echen por el inodoro.

  • Hábito saludable # 4: No compartas

    Tu hijo tendrá que aprender que ciertos artículos no se comparten, como peinillas, cepillos y sombreros, que pueden albergar piojos; también cepillos dentales, tenedores, tomar de un sorbete, pitos, y otros objetos que se llevan a la boca, estos guardan gérmenes y pueden ser vías de contagio.

  • Hábito saludable # 5: Hala la cadena y corre

    Algunos niños piensan que es fascinante ver cómo el inodoro baja, pero con cada bajada gotitas de agua con partículas -de lo que sea, orín, caca o vómito- pueden salpicar sobre tu hijo o en otras superficies. Ensénale a tu hijo a bajar la tapa del inodoro antes de bajar la cadena.