Huffpost Voces
Yolanda González Gómez Headshot

SB1070: gobernador de Texas dice que decisión es 'un paso adelante y dos para atrás'

Publicado: Actualizado:
RICK PERRY
Gobernador de Texas y ex candidato presidencial republicano Rick Perry. | Getty Images

En Texas, hubo reacciones opuestas al fallo de la Suprema Corte sobre la ley de Arizona SB 1070. El gobernador Rick Perry lo consideró “un paso adelante y dos para atrás”, mientras grupos defensores de derechos civiles opinaron que la previsión “muéstreme sus papeles” que quedó en pie “valida sentimientos antiinmigrantes de sus ideólogos”.

“La Corte dejó en pie la disposición en la que esa ley está cimentada completamente que es el miedo y un sentimiento anti-latino”, dijo Fernando García, director ejecutivo de la Red Fronteriza por los Derechos Humanos de Texas.

Reveló que sería prácticamente imposible poner en práctica esta previsión de manera “racialmente neutral”, como han advertido quienes hacen cumplir la ley y expertos en Derecho constitucional.

García señaló que “todo el mundo sabe de qué se trata la táctica de “muéstreme sus papeles” cuando está dirigido a una comunidad para “la eliminación por desgaste” y recordó que esa misma política tiene su origen en una Alemania que se estableció haciendo lo mismo”.

Por su lado, el gobernador de Texas Rick Perry consideró que el fallo de la Suprema Corte, en relación a la ley SB 1070, es “un paso adelante y dos para atrás y simplemente no es lo suficientemente bueno”.

Sin embargo, Perry sostuvo que “la decisión de la Suprema Corte de defender el derecho de Arizona para revisar el estatus legal de los individuos dentro de sus fronteras, es una victoria no sólo para la gente de Arizona, sino para el Estado de Derecho”.

“Ningún estado debe ser rehén de un gobierno federal que se niega a cumplir las leyes de la nación”, argumentó el mandatario texano en un comunicado.

Fue el mismo gobernador y ex candidato presidencial republicano que aprobó la primera ley nacional que dio acceso a inmigrantes indocumentados a las universidades públicas en Texas hace 10 años y el que también intentó imponer leyes antiinmigrantes en el estado en 2011, cuando envió a la legislatura un paquete de iniciativas que no recibieron suficientes votos para su aprobación.

Perry criticó a la administración de Obama por elegir cuáles leyes desea defender y al Tribunal Supremo porque quita a los estados algunos de sus poderes, lo que “insulta a la Constitución y nuestro derecho de gobernarnos a nosotros mismos”, agregó.

El congresista demócrata Silvestre Reyes, quien sirvió como jefe de sector de la Patrulla Fronteriza por más de 26 años en el área de El Paso, comentó que la decisión de la Suprema Corte pone de manifiesto la necesidad de que el Congreso de Estados Unidos aborde y trabaje en una Reforma migratoria general.

Reyes externó que hizo un llamado a sus colegas legisladores, tanto demócratas como republicanos, a fin de que “hagan lo correcto y abordemos una reforma migratoria” y lamentó que las bancadas legislativas de mayoría republicana “no nos permitan avanzar significativamente hacia delante en una importante ley de inmigración”.

El congresista calificó el fallo como “un paso en la dirección correcta”; sin embargo, la previsión de “muéstreme sus papeles” perjudicará a nuestras comunidades, dijo.

“Trabajé en la defensa de las leyes de inmigración por más de 26 años y conozco de primera mano la necesidad urgente de una reforma a esas mismas leyes, por eso continuaré apoyando una reforma migratoria que brinde seguridad nacional, unifique a las familias, ayude a la prosperidad económica y saque de las sombras a millones de personas viviendo en este país”, afirmó Reyes.

El docente en la Universidad Metodista del Sur (SMU, por sus siglas en inglés) y experto en leyes de inmigración, George Martínez, advirtió que la previsión que quedó en vigencia de la ley SB 1070 podría traer mayores retos constitucionales en materia de asuntos raciales o de igualdad en la protección.

Prevé que la decisión de la Suprema Corte será muy debatida, porque defendió la previsión más controversial de la ley antiinmigrante de Arizona para darle la oportunidad a las cortes de ese estado a que interpreten el estatuto primero y vean si éste responde a la decisión de forma constitucional.

“Si el estado no responde así, deja abierta la posibilidad de otros retos constitucionales en materia de protección igualitaria o asuntos raciales”, opinó el profesor Martínez.

La Corte suprema decidió que era prematuro concluir que esta porción de la ley estaba adelantada por la ley federal y aún así deliberó una posición comprometida, explicó el académico.

El profesor de Derechos humanos en SMU y expresidente de Amnistía Internacional, Rick Halperin, comentó a HuffPost Voces que la única de las 4 previsiones de la SB 1070 en disputa que dejaron vigente los magistrados de la Suprema Corte, la de “muéstreme sus papeles” espera que después pueda ser invalidada.

Consideró que el fallo “fue un primer buen paso”, dado que la ley SB 1070 entera es completamente inhumana. “Ahora se observará cómo Arizona implementa la política de “muéstreme sus papeles”, de la que tengo esperanza que también sea eliminada”, agregó.

Halperin descartó un posible éxodo de inmigrantes de Arizona hacia Texas, debido a que “Texas no tiene una buena reputación en cuanto a su trato a las minorías, es un lugar poco amistoso que tiene una actitud similar a la de Arizona en materia de respeto a los derechos humanos y no recibe con agrado a quienes buscan el sueño americano”.

La Unión de Libertades Civiles de Texas (ACLU, por sus siglas del inglés) puntualizó que dejar en pie la previsión discriminatoria de “muéstreme sus papeles” en la SB 1070, sólo “muestra cómo la Corte Suprema está ajena a la realidad”.

La directora de ACLU en Texas, Terri Burke, trajo a colación que hubo una propuesta semejante en la legislatura de Texas en 2011 y una coalición de empresas, grupos religiosos y de derechos civiles, gobiernos locales y líderes la hicieron fracasar porque “esas malas iniciativas dañan la reputación y economías de los estados”.

Elogió a la legislatura de Texas que reconoció que las leyes anti-inmigrantes que siguen el modelo de la controvertida medida de Arizona son costosas, divisionistas y no texanas.

De igual forma, Krystal Gómez, consejera de defensa y políticas de ACLU, comentó que “será imposible poner en práctica esa ley sin hacer perfil racial porque estará enfocada en detener a la gente basado en cómo lucen o suenan”.