Huffpost Voces
David Ramirez Headshot

Tim Bishop: Un aliado en distrito plagado de intolerancia racial contra hispanos

Publicado: Actualizado:
El congresista Bishop junto a varios niños el pasado mes de abril en una actividad de lectura en el hospital pediátrico SBU.
El congresista Bishop junto a varios niños el pasado mes de abril en una actividad de lectura en el hospital pediátrico SBU.

La contienda por el escaño congresional del Distrito 1 de Nueva York reviste particular importancia para los hispanos cuya población se duplicó en la última década en medio de actos de intolerancia y odio racial.

Este distrito que comprende una extensa área del condado de Suffolk, Long Island que va desde Smithtown hasta Mountauk Point. Aquí están ciudades como Central Islip, Commack, Babylon, Brentwood y Patchogue, donde ocurrieron ataques de odio contra hispanos. Patchogue fue el foco de atención nacional porque allí se registró el crimen contra el inmigrante ecuatoriano Marcelo Lucero en 2008.

De acuerdo a cifras del Censo de 33,274 hispanos mayores de 18 años que eran en el 2000, pasaron a 60,657 en el 2010, es decir el 18 por ciento de la población total que según el último conteo es de 705,559.

HuffPost Voces entrevistó al congresista Tim Bishop, que representa a ese distrito desde 2002 y deberá enfrentar en noviembre, el desafío del candidato republicano Randy Altschuler.

Bishop se proclama abiertamente a favor de una reforma integral migratoria. A su criterio, “la reforma migratoria integral debe ser para favorecer a las personas y las familias. No se trata de complacer a una base política o la promoción de una ideología”.

“Long Island es el hogar de una próspera y vibrante comunidad de inmigrantes, muchos de los cuales llegaron a Estados Unidos en busca de una vida mejor, y a muchos de ellos me siento orgulloso de llamar mis amigos y vecinos”.

El congresista abordó el tema de las fricciones contra la comunidad hispana y dijo que el brutal asesinato de Marcelo Lucero en Long Island sirvió para revelar que los crímenes de odio estaban en aumento.

“Debemos dedicarnos no sólo a implementar leyes más duras que castigan los crímenes de odio, sino también a las causas de este odio”, dijo Bishop y agregó que, “apoyo plenamente y voto a favor de la Ley de Prevención de Crímenes de Odio que permitirá contar con los recursos para prevenir y castigar los crímenes por motivos de género, raza, orientación sexual, origen nacional, religión e identidad de género o discapacidad”.

Bishop aseguró haber discutido este asunto con su comité asesor hispano para dar bienvenida al debate y aporte continuo sobre la forma de ampliar las protecciones contra de los crímenes de odio en su distrito electoral.

El Dream Act para los estudiantes universitarios indocumentados ha tenido en Bishop a uno de sus más firmes aliados en el Congreso. Antes de incursionar en la política, Bishop fue profesor universitario.

Después que el Presidente Obama diera la orden ejecutiva de suspender las deportaciones y permitir que puedan trabajar por dos años, el congresista neoyorquino dispuso abrir sus oficinas para orientar a todos los que reúnan los requisitos para que se acojan al beneficio.

“Estoy muy satisfecho de apoyar la acción ejecutiva del Presidente para poner en práctica la política de permitir a los jóvenes migrantes que llegaron siendo niños a los Estados Unidos a que puedan permanecer aquí”, sustuvo Bishop y aclara que, “soy uno de los patrocinadores orgullosos de esta legislación y he votado a favor de esta propuesta cuando se presentó ante la Cámara de Representantes en 2010.

La reacción del contrincante de Bishop, el republicano Randy Altschuler no se hizo esperar. En una declaración escrita enviada al HuffPost Voces Altschuler condenó enérgicamente la orden ejecutiva del Presidente Obama.

“La decisión unilateral del Presidente Obama de anular la ley de Estados Unidos y conceder amnistía a casi un millón de inmigrantes ilegales a menos de cinco meses de la elección, es alcahuetería política en su peor momento”, aseguró Altschuler.

Altschuler anota que si bien entiende la difícil situación que enfrentan los niños que fueron traídos a este país ilegalmente por causas ajenas a su voluntad, “teniendo en cuenta los graves problemas de inmigración ilegal que enfrenta el condado de Suffolk, el hecho de que Tim Bishop apoye al presidente es decepcionante, pero no sorprendente”.

Según Altschuler, al apoyar Bishop la inmigración ilegal, elude su responsabilidad como representante del distrito: “La actitud de Bishop no es nueva”, reiteró el republicano.

“Estados Unidos necesita una política de inmigración coherente que asegure nuestras fronteras, estableciendo un sistema eficaz de identificación de votantes. Se debe promover incentivos para los inmigrantes que ingresen al país legalmente y hace cumplir las consecuencias reales para aquellos que no lo hacen”, ratificó Altschuler.

Altschuler sostiene que las personas que entran ilegalmente en el país, se aprovechan de los servicios pagados por el gobierno y los contribuyentes estadounidenses.

“No importa qué tan polémico sea el proceso, pero la política migratoria debe ser debatida y decidida en el Congreso de los Estados Unidos y no por el presidente de acuerdo a lo que le sugiera su encuestador ", ironizó Altschuler.

“Altschuler al igual que Mitt Romney prefieren invertir en fábricas y enviar trabajos fuera de nuestro país y después cínicamente culpan a los funcionarios electos de turno por el nivel de desempleo. La comunidad hispana repudia las hipocresías”, dijo Luis Montes, un activista de origen salvadoreño muy cercano con el desarrollo de los inmigrantes en Long Island.

Montes sostiene que la mejor opción para los residentes y en particular los hispanos es Tim Bishop.

“Bishop ha sido un ferviente defensor de los intereses de los residentes de Long Island y entiende las necesidades de la comunidad inmigrante. De hecho, él ha logrado traer millones de dólares para obras de infraestructura lo que ha generado miles de trabajos”, aseguró Montes.

El Distrito 1 es también es el que más trabajos temporales genera en el condado de Suffolk donde hay vastos campos dedicados a la agricultura, principalmente cultivos de viñedos.

Bishop destacó que ha promovido un programa de trabajadores invitados para que ayuden a robustecer la economía haciendo esos trabajos temporales. Agregó que impulsó una reunión con el Secretario de Trabajo y se ha dirigido por escrito al Presidente de los Estados Unidos urgiéndoles a expandir el programa de visas H2B.

De acuerdo al legislador, los programas administrados por el gobierno federal con las visas H2B y H2A los empleadores están obligados a cumplir con las leyes federales vigentes sobre salarios mínimos.

“Me opongo firmemente a cualquier intento de socavar estas protecciones para los trabajadores”, dijo Bishop al hacer alusión sobre denuncias recurrentes de trabajadores de que perciben salarios por debajo de lo establecido por las leyes de trabajo del estado.

“He abogado por una acción inmediata para hacer frente a la acumulación de solicitudes de visado. La falta de acción del Congreso sobre este importante tema es perjudicial para las pequeñas empresas porque evita que miles de trabajadores con derecho a entrar en los Estados Unidos y ayudar a nuestra economía, lo puedan hacer”, explicó Bishop

Más de 10.000 puestos de trabajos temporales genera el cultivo de uvas. Además, esa industria es un turístico que combinados con la agricultura mueven unos mil millones de dólares anuales, dijeron al HuffPost Voces fuentes cercanas a la actividad.

“Estoy a favor de programas de empleo federales para reciclar, rediseñar y llegar a las poblaciones vulnerables. He luchado durante los últimos meses contra los intentos republicanos para eliminar la financiación de programas para los trabajadores migrantes y sus familias”, acotó Bishop.