Yo pensaba que en un tiempo cuando se habla y se informa tanto sobre sexo, la mayor parte de los matrimonios gozaban de una activa vida sexual, hasta que vi un programa de televisión donde comentaron unas estadísticas que me dieron terror. Corrí a investigar y entendí por qué la tasa de divorcios es tan alta. Después de conocer la nueva “epidemia” de matrimonios sin sexo en los Estados Unidos, parece que los matrimonios son más bien compañeros de dormitorio (yo creía que el sexo iba incluido en el paquete de los votos en el altar).

Cuarenta millones de personas en los Estados Unidos están en matrimonios sin sexo. De acuerdo con el US National Health and Social Life Survey, el 20% de los matrimonios no tienen sexo. De los encuestados, el 10% de los matrimonios de edades menores de 50 años no tuvo sexo en un año. Los de 40 años o menos, tuvieron sexo 58 veces al año; los menores de 30, 111 veces al año.

Sin distribuirlo por edades, los matrimonios tienen sexo 68.5 veces al año; solamente 6.9 veces más que los que nunca se han casado. Del 15-20% no tienen sexo más de 10 veces al año.

Se entiende que la frecuencia de las relaciones sexuales matrimoniales varía de una pareja a otra porque no todas las personas tienen el mismo apetito sexual. Aunque esa frecuencia tiende a reducirse con el tiempo, no tiene que ver con la edad. Hay personas activas sexualmente en los 60, 70 y 80.

El matrimonio sin sexo se atribuye a estas posibles causas:

• Del 20-30% de hombres dicen que tienen poco o ningún deseo sexual. A las mujeres les ocurre igual en un 30 al 50%.
• Una tercera parte de las mujeres y una quinta parte de los hombres padecen de deseo sexual hipo-activo, un diagnóstico frecuente para un conjunto de síntomas que reducen el interés sexual, y por consiguiente, la frecuencia de esa actividad.
• Un problema matrimonial más profundo
• Falta de sueño
• Ingestión de antidepresivos
• Uso de la relación sexual como arma de desquite

¿Cómo se afecta la relación?

• Se pierden las conexiones de intimidad que se afianzan en los encuentros sexuales. El sexo es una expresión de intimidad que influye mucho en la intimidad emocional y espiritual de la pareja.
• Produce ira y frustración.
• Hace vulnerable la relación matrimonial y la puede afectar severamente.
• Provoca, tanto en el hombre como en la mujer, una sensación general de infelicidad.
• La pareja está más propensa al divorcio y a la infidelidad.

La situación empeora cuando la pareja no quiere hablar sobre el tema, no entiende la mecánica de la relación sexual, y cada uno ve el problema como si fuera del otro y no de ambos.

Si admites que estás en un matrimonio sin sexo y quieres mejorar tu relación, no permitas que pase más de un mes sin tener relaciones sexuales con tu cónyuge. Si dejas pasar dos meses o más, reanudar una vida sexual satisfactoria va a ser más difícil. De hecho, mientras más tiempo pase, es más difícil reconectarse. Atrévete a conversar con tu pareja sobre el intercambio de intimidad; míralo como un asunto de los dos. Cuando le hables, no lo hagas como queja, sino expresándole tu interés en él.

¿Qué se considera “normal” para que no haya un matrimonio sin sexo? Depende de cada pareja, pero se entiende que al menos dos o tres veces en semana, sin presiones innecesarias y abriendo la puerta al encanto de la improvisación.

VE TAMBIÉN:

Loading Slideshow...
  • La Octava Casa ofrece información interesante al respecto. Es una de las áreas más complejas del <strong>horóscopo</strong>, ya que rige los procesos de transformación interna, y los mecanismos de unión con los demás: el sector del sexo, la casa del dormitorio. Los planetas situados aquí, mostrarán la facilidad o dificultad que tiene cada persona, en mostrar intimidad sexual. En un sentido puramente físico, está relacionada con los órganos de reproducción sexual.

  • Una persona con Saturno en la octava casa puede manifestar gran temor a la entrega sexual. Si <strong>Mercurio</strong> se presenta en este sector puede indicar una gran curiosidad hacia sexo y temas tabú, mientras que una <strong>Casa 8</strong> en Capricornio, nos revelará una persona con temor a las emociones profundas y miedo al fracaso, lo que lo hace proclive a la impotencia o la frigidez.

  • Los planetas tienen una influencia directa en el comportamiento sexual. Marte en Aries sugiere una sexualidad a veces egoísta, marcando una tendencia hacia la eyaculación precoz o el orgasmo rápido. Venus en <strong>Sagitario</strong> nos habla de una persona que se resiste a la intimidad emocional, aunque se lanzará sin problemas a una aventura erótica capaz de hacer enrojecer al audaz <strong>Escorpión</strong>.

  • Algunos signos zodiacales pueden presentar además problemas sexuales. <strong>Géminis</strong> tiene tendencia a mostrar episodios pasajeros de impotencia en el hombre, y frigidez en la mujer, que en la mayoría de los casos surgen por cuestiones nerviosas y emocionales. <strong>Escorpión</strong> es otro de los signos que puede manifestar problemas en sus órganos genitales: enfermedades infecciosas e inflamatorias.

  • La astrología también rige la fertilidad. Los signos de agua, femeninos, <strong>Cáncer</strong>, <strong>Escorpión</strong> y <strong>Piscis</strong> también son «fructíferos» puesto que están relacionados con la fertilidad. Los signos estériles, son los regidos por Mercurio y el Sol: <strong>Géminis, Virgo, Leo</strong>, que presentan más dificultad para concebir. Los demás signos, <strong>Aries, Tauro, Libra, Sagitario, Capricornio y Acuario</strong>, son de fertilidad media.

  • Aunque estemos convencidos que no hay nada más terrenal y visceral que el sexo, las vibraciones sexuales de una persona están definidas por las influencias celestes, ¿será por eso entonces que cuando hacemos el amor nos sentimos tan cerca del cielo?

VIDEO RELACIONADO: