La marca de cereal Special K sorprende con su nueva publicidad para la Gran Bretaña: “mujeres reales” de talla grande o plus size lucen orgullosas sus siluetas. La idea de esta campaña es cambiar la manera de pensar de las mujeres con respecto a la pérdida de peso para que en lugar de preocuparse por su talla se enfoquen en tener confianza con respecto a sus cuerpos.

El nuevo lema de la marca es “Lo que ganarás cuando pierdas”, y en uno de los comerciales para televisión que se transmiten en el Reino Unido puede verse a mujeres subiéndose a una báscula que, en lugar de mostrar su peso, exhibe mensajes como “sexy” o “feliz” –que es como deberían sentirse tras perder las libras extras.

“Queremos alentar una actitud responsable en lo que se refiere a la imagen corporal y mostrar que perder peso no sólo se trata de la manera en que te ves o el ser una determinada talla, sino que lo más importante de esto es el cómo te hacer sentir”, dijo un portavoz de Special K a la agencia de noticias AP.

Aunque el concepto de la campaña es sin duda interesante y alentador, una de las imágenes de esta publicidad nos deja confusión. Las modelos que está usando Special K entran en la categoría plus size o talla grande porque tienen un índice de masa corporal superior a 29 –un IMC saludable debe oscilar entre los 18.9 y 24.9; de 25 a 29.9 se considera como sobrepeso). Pero, ¿les parece que la chica de la fotografía necesita perder peso?

special k

¿Crees que esta "chica real" debe entrar en la categoría de modelo "plus size" o talla grande?

VOTA

Hicimos un breve sondeo entre los editores de HuffPost Voces para saber su opinión sobre la modelo en bikini rojo. Nueve de cada 10 participantes dijeron que esta mujer NO debería entrar en la categoría de modelo plus size (sólo una persona dijo no saber si podría ser talla mediana o grande). A los encuestados les preguntamos también si creían que esta mujer debería hacer dieta para perder peso: el 100 por ciento respondió que no.

Desde que apareció en el mercado, Special K ha promovido la idea de que con una alimentación balanceada –que incluye la ingesta de su producto–, es posible mantener la línea y/o bajar de peso. Esto ha venido acompañado siempre de publicidad en la que se muestra a chicas esbeltas y con el abdomen plano. Naturalmente, esa es una figura a la que muchas mujeres aspiran. Pero cuando vemos a esta chica en su traje de baño, a la que las agencias de modelos catalogan como plus size y a la que los expertos en salud señalan como una persona con sobrepeso, no podemos evitar pensar que todos están locos. Desde nuestra perspectiva, su cuerpo está bien proporcionado, tiene lindas curvas, no tiene rollitos, y no encontramos en dónde es que se supone le sobra grasita.

Aunque las tablas de medición de IMC te indiquen que tienes sobrepeso, ¡no te sientas mal ni te obsesiones por ello! Es muy probable que tú también luzcas espectacular en tu traje de baño, aunque algunos te pongan la etiqueta de plus size. Antes de meterte en la cabeza la idea de que necesitas hacer dieta, mírate al espejo y sé verdaderamente honesta contigo. Olvídate de querer lucir como las modelos o famosas de talla "regular". Es aquí en donde rescatamos el mensaje de esta marca de cereal: lo importante sobre tu talla es que tú te sientas bien con tu cuerpo.

Si lo que te preocupa es tu salud, entonces consulta a un nutricionista antes de aventurarte a comenzar una dieta. Recuerda que cada cuerpo y organismo es distinto y tú no tienes que parecerte a ningún modelo impuesto por la sociedad consumista.

De acuerdo con AP, la mujer del bikini rojo en la publicidad de Special se llama Katie McNeil y es madre de dos hijos. Con su IMC de 29, le dijo a esta agencia: “Creo que es realmente inspirador ver más mujeres y tamaños de cuerpos realistas en lugar de todo el tiempo ver modelos talla ocho en anuncios publicitarios, por eso me encantó formar parte de esto. Para mí, perder peso se trata de sentirme genial sin importar qué talla soy o cuánto peso, y esta campaña resume esto a la perfección”.

No te olvides además de que no puedes medir tu vida en calorías, porque aunque se hable de dietas “estándar” con un conteo determinado de éstas, las reglas no funcionan igual para todos. “Las necesidades calóricas están en gran medida determinadas por la biología de cada individuo, acompañada de su nivel de actividad física; además, se tiene que tomar en cuenta si esa persona desea perder peso o no”, explicó a HuffPost Voces Cari Coulter, nutrióloga certificada.

“Enfocarse en la ingesta de grasas, en lugar de en el contenido calórico de los alimentos, es más sencillo y se traducirá en una reducción natural en el consumo calórico, ya que los productos bajos en grasa tienden a ser menos densos a nivel calórico. Junto con otras conductas sanas de control de peso, como el objetivo de dar 10 mil pasos al día y pesarse con frecuencia, se podrá tener un control de peso a largo plazo”, afirma Coulter.

COME BIEN Y MANTÉN LA LÍNEA:

Loading Slideshow...
  • Limita el tamaño

    <strong>Por Yined Ramirez-Hendrix</strong><br /><br />Un snack debe ser de unas 100 y 200 calorías, si estás a dieta limítate a las 100. Procura que esa merienda contenga carbohidratos complejos, proteína y un poco de grasa saludable. Los carbohidratos te darán energía, mientras que la digestión más lenta de la proteína y la grasa te mantendrá llena por más rato.

  • Merienda al momento correcto

    El pasar mucho rato sin comida (cinco horas o más) disminuirá tu metabolismo, provocando que tu cuerpo queme menos grasa que lo normal. Esto puede provocar alzas en la hormona de la insulina, haciéndote sentir hambrienta. Los expertos en nutrición recomiendan una merienda tres horas después del desayuno y otras tres horas después del almuerzo.

  • Haz las matemáticas

    Muchos razonan que 100 calorías no son algo para alarmarse y pueden consumir hasta tres de esas bolsitas. Estas meriendas divididas en 100 calorías suelen ser galletitas o papitas, no alimentos que te mantendrán satisfecha por mayor tiempo. Si gustas de estos paquetes de 100 calorías trata de acompañarlo de otra merienda rica en nutrientes que sea 100 calorías o menos.

  • Mezcla y cambia

    La mayoría de los norteamericanos no consumen las porciones de fruta, vegetales y granos enteros recomendadas. Las meriendas pueden ser la oportunidad de completar los requisitos de tu dieta. Trata de incorporar una porción de frutas frescas, vegetales, granos enteros, nueces y lácteos bajos en grasa en tus meriendas.

  • Esconde la comida chatarra

    Las personas suelen consumir más dulces de una jarra de vidrio que de una jarra opaca, demostró un estudio de la Universidad de Cornell. La razón es simple: mientras más vemos comida, más la queremos. Esta estrategia también funciona si eliges desplegar frutas frescas en tu cocina o una jarra de vidrio con surtido de nueces, trail mix. Para no sabotear tus esfuerzos, guarda los snacks menos saludables.

  • Engaña a tu panza

    Cuando de sentirse satisfecho se trata, los ojos son tan potentes como el estómago. Mientras más grande la porción, mayor satisfacción se espera. Las meriendas con agua y aire (como palomitas bajas en sal) y sopas te permiten consumir más por menos calorías.

  • ¡Mímate!

    Los expertos consideran que es preferible darte uno o dos antojos a la semana que ignorarlos por completo. Lo recomendable es limitar las meriendas a 200 calorías, pero si sabes que saldrás a comer tacos, procura que tu merienda post-desayuno sea de 100, para darte "espacio". Te tientan una papitas, consume unas 50 calorías y procura balancear con algo más nutritivo como nueces o pasas.