A pesar de que aún no tiene rival, ni sede definida, el multicampeón mundial mexicano Juan Manuel Márquez proyecta volver a pelear en México el 21 de julio, luego de que su pelea en el estadio de Los Vaqueros de Dallas se viniera abajo por falta de acuerdos.

'Dinamita' Márquez, quien despreció rivales como Zab Judah, Brandon Ríos, Erik Morales, Cesar René Cuenca y Mercito Gesta, está a espera de que su promotora le presente dos nuevos contrincantes para la pelea que considera será de preparación para el combate proyectado para noviembre ante el monarca filipino Manny Pacquiao.

En recientes declaraciones, Bob Arum reveló que el motivo por el que Juan Manuel no peleará en Arlington es por el elevado sueldo que pedía por su presentación y el rival que tenían contemplado, el filipino Mercito Gesta, no generaba las ganancias necesarias para absorver lo invertido.

"Juan Manuel peleará en México, pero aún no sabemos ni el lugar ni el rival. Lo que pasó con Gesta fue muy sencillo. Juan Manuel pidió lo que cobra, el problema fue que el filipino quería pelear en las 135 libras y Juan no puede estar subiendo y bajando de peso solo por el capricho de un novato que busca trascender. Por eso lo descartamos y decidimos esperar", dijo a HuffPost Voces, Nacho Beristain, entrenador de Márquez Méndez.

El entrenador, que forma parte del Salón de la Fama de Boxeo Internacional, aseguró que esperan definir antes de que acabe la semana quién será el nuevo rival de Juan Manuel así como la sede del duelo.

"Veo necesario que Juan Manuel pelee en julio, pues no puede llegar arrastrando a noviembre una innactividad de siete meses. Pero tendremos que esperar para que Fernando Beltrán (de Promotora Zanfer) nos diga que rivales ofrecerá para ver que clase de zurdos son", abundó el entrenador.

Beristain explicó que rivales como el mexicano Erik Morales y el argentino Cuenca por razones muy sencillas:

"Lo que pasa es que Zanfer quería que hubiera enfrentado a Morales, que es derecho y por ese hecho no es viable para Juan. Erik tiene otro problema es de una televisora rival y de una empresa rival y trabajan en exclusiva. Por eso lo hicieron a un lado. A Cuenca no lo queriamos desde el principio, pues su estilo no es comercial y no quieren una pelea opaca. Los promotores quieren espectáculo y que Juan mantenga sus fans", finalizó Beristain.