Huffpost Voces
Victoria Infante Headshot

California: Laboratorio que pondrá a prueba otra forma de votar

Publicado: Actualizado:
VOTACIONES
El 5 de junio California adoptará por primera vez un nuevo método para votar. | AP

El 5 de junio, los ojos de la nación estarán sobre California. En ese día el "Estado Dorado" celebrará una ronda de elecciones primarias, someterá a votación varias propuestas estatales y locales de diverso alcance y pondrá a prueba un nuevo sistema de votación que, en teoría, dará más poder a los votantes no afiliados a ningún partido.

La Top Ten Candidates Open Primary Act, que también se conoce como “top-two”, requiere que todos los candidatos a un puesto electivo estén incluidos en la boleta electoral. Estos incluyen a los puestos de la legislatura estatal, el congreso federal y los puestos constitucionales estatales.

En este nuevo sistema estatal de elecciones primarias, los votantes, sin importar si se declararon miembros de algún partido en la boleta, podrán decidir por cual candidato votar. Al final, los dos contendientes que recibieron el mayor número de votos –aunque sean del mismo partido– pasarán a la siguiente ronda, las elecciones generales que se efectuarán en noviembre. La única excepción en este nuevo proceso son las elecciones presidenciales, donde todavía se celebrarán votaciones primarias.

En esta ocasión están en juego 53 puestos al Congreso federal, 20 al Senado estatal (conformado por 40 miembros) y 80 a la Asamblea, la totalidad de esta cámara. Por primera vez están incluidos algunos candidatos sin afiliación; entre ellos hay 36 que se identificaron como “sin preferencia partidista”.

“La teoría es que con el tiempo esto creará políticos más de centro y menos de extremos en la izquierda y la derecha”, dijo a HuffPost Voces Jaime Regalado, profesor emérito de ciencias políticas de la Universidad de California en Los Ángeles. “Además, si tienes a una población más de centro en Sacramento, los ideólogos no serán tantos, así que probablemente veremos a los republicanos cruzando el pasillo de los demócratas y a los demócratas dispuestos a ir al otro lado del pasillo con los republicanos para negociar y cabildear”.

Las nuevas reglas fueron aprobadas por los votantes de California en 2010, y buscan dar más poder a los votantes que no pertenecen a un partido político. Este grupo conforma más de 21% del registro estatal.

Esto significa que los contendientes ahora no solo tienen que cortejar los votos de los miembros de sus partidos, sino también de los del partido contrario y de los que no están afiliados a ninguno.

Sin embargo, las expectativas de que las nuevas reglas logren conciliar y aminorar la división partidista en Sacramento no son muchas.

“La realidad es que [el nuevo proceso] cambiará pocos puestos de elección [ahora], pero no creo que será suficiente para cambiar fundamentalmente la división ideológica, y tampoco la división partidaria en Sacramento; creo que eso no sucederá en muchos años”, sostuvo Regalado.

Uno de los impedimentos para medir la efectividad de este nuevo sistema es la poca participación de votantes que suele registrarse en elecciones primarias.

Por otra parte, aún no es posible predecir si estos cambios en el método de votación afectarán de alguna forma a los candidatos de minorías, que en muchos casos suelen tener campañas con menos recursos.

“Esta es una manera muy distinta de hacer las cosas”, dijo Raphael Sonenshein, director ejecutivo del Instituto Pat Brown para Asuntos Públicos de la Universidad de California en Los Ángeles a HuffPost Voces. “Lo que podría pasar es que habrá más luchas entre gente del mismo grupo [...] Será la misma gente enfrentada entre sí dos veces, lo que significa el gasto de más dinero. Pero todavía no sabemos si habrá más funcionarios de minorías [como resultado de este proceso]”.

Anteriormente, en un distrito tradicionalmente demócrata o republicano, el candidato solo tenía que enfocarse en ganar en la elección primaria la nominación de su partido. Eso era lo importante y decisivo, y enfrentar al candidato del otro partido en la elección general era primordialmente un trámite. En consecuencia la inversión mayor en recursos venía a la hora de la lucha contra el oponente en la elección primaria, dentro de su propia agrupación.

Con los cambios recientes, las campañas comienzan con más anticipación, se gasta más dinero y cualquier estrategia es válida con tal de obtener el voto del electorado.

El estado de California, como en muchas otras ocasiones, será un laboratorio en el que se pondrán a prueba otras formas de ejercer la democracia que luego podrían ser adoptadas por el resto de la nación.

“Los moderados de ambos partidos serán los beneficiados; ambos partidos quieren candidatos y políticos menos radicales”, dijo el profesor Regalado. “La esperanza es que haya más miembros moderados que sean capaces de negociar de buena fe con el otro partido”.

En Internet

Primarias del Partido Republicano de 2012 en California ...