El vídeo arriba mostrado denota el momento más limpio y puro en el cariño de una hija hacia su padre. El domingo, el equipo De Graafschap bajo de la Liga Eredivisie de Holanda después de empatar 1-1 en casa en el partido de vuelta de la promoción ante el FC Den Bosch. El partido de ida terminó 0-0, por lo que el De Graafschap cayó a causa del gol de visitante, cuestión que forzó el doloroso descenso.

Estas imágenes fueron captadas al término del partido cuando se puede observar a Sarre, la hija del jugador del De Graafschap, el centrocampista Rogier Meijer, saltar al terreno de juego e intentar consolar a su padre.

Vestida con una camisa De Graafschap y el número de su padre y su propio nombre en la espalda, Sarre llegó hasta el lugar donde estaba su padre y le tocó el hombro, no obstante, el jugador no pudo entender el gesto amoroso de su hija, pues la decepción y el enojo eran muy marcados.