Lo has estado pensando durante días. Ya revisaste tu presupuesto y te alcanza para la inscripción y mantenimiento del gym. Buscaste en el armario y desempolvaste ese atuendo deportivo que nunca llegaste a estrenar. Pero de nuevo, antes de dar el paso decisivo, titubeas. Y es que sin duda el gimnasio puede ser intimidante –nadie quiere parecer un principiante torpe. ¿Pero cómo podemos evitar sentirnos nerviosas en nuestras primeras visitas al gimnasio, especialmente cuando no tenemos experiencia haciendo ejercicio?

“En términos simples, yo enseño a la gente a tener un pensamiento saludable y efectivo”, le dijo a HuffPost Voces la Dra. Kathryn C. Wilder, psicóloga del deporte y gurú de acondicionamiento. “Sí, inscribirse al gym puede ser intimidante, sin embargo, soy optimista, e imagino que eres exitoso en algunos aspectos de tu vida. Digamos, por ejemplo, que eres un emprendedor exitoso. Como una persona de negocios exitosa: 1. Tienes metas establecidas, 2. Esas metas te dan un sentido de propósito y dirección, 3. Estas metas te brindaron la perseverancia necesaria para superar los miedos, obstáculos y caídas, 4. Tus metas no estaban ligadas al modo en que otros te percibían o a sus expectativas, 5. Sabes que si tus metas hubieran estado ligadas a las expectativas de otros no habrías sido exitoso”.

¿Entiendes lo que tratan de decirte? Tu decisión de entrar al gimnasio puede depender del deseo de perder un par de libras o crearte el hábito a largo plazo de hacer ejercicio, pero no tienes que seguir los pasos de nadie, no tienes que lucir como luce el resto de la gente que va al gym, y no tienes que poner en marcha tu plan porque alguien te diga que debes hacerlo para poder lucir como Jennifer Lopez.

“Libérate de expectativas, cambia tu percepción, enfrenta tus miedos y usa tu energía nerviosa en tu rutina física”, afirma K.C. Wilder. “Como no tienes experiencia haciendo ejercicio, lo mejor es hacer una inversión en ti misma, y trabajar con un entrenador experto que te guíe tanto física como psicológicamente para seguir el programa adecuado. No es signo de debilidad buscar ayuda de entrenadores expertos, sino una manera de construir una buena rutina de ejercicios”.

Y sobre la elección de esa persona que te orientará para alcanzar tus objetivos, no debes dejar nada al azar. “Pregunta al coordinador del gimnasio sobre el ‘estilo’ o ‘personalidad’ de cada entrenador. Haz tu investigación, sé consciente de tus necesidades y halla al entrenador experto que mejor se ajuste a ti”, señala la experta.

Algo que pasa con mucha frecuencia es que las personas se entusiasman demasiado con la idea de ir por primera vez al gym, pero tras la primera semana de ejercitarse, su cuerpo les implora descanso. Los músculos que han sido trabajados, inevitablemente duelen, pero esta no debería ser la razón para abandonar el gimnasio. Para aquellos que se asustan con los estragos del ejercicio, la Dra. Kathryn C. Wilder tiene un último consejo.

“La mejor manera de apegarse a una rutina de acondicionamiento es desarrollar justamente la rutina, revisar de nuevo tus metas de comportamiento y seguir tu compromiso contigo mismo. Apegarte a tu rutina de ejercicio te ayudará a sentirte más fuerte, feliz y saludable. Sigue con el proceso de hacer ejercicio y eventualmente podrás encontrar una clase o una rutina en el gimnasio en donde puedes prosperar por completo. Al decir ésto me refiero, a que puedas sentir un apego profundo por lo que estás haciendo y a que te sientas lleno de energía por la experiencia”.

Mira en video cómo hacer que tu rutina no sea tan agotadora durante la primavera y el verano: