En la escuela Miramonte, inmigrantes son doblemente víctimas

HuffPost Voces  |  Por Publicado: 04/05/2012 17:09 Actualizado: 04/05/2012 19:12

LOS ANGELES, California.- José Camacho, mexicano de 34 años de edad manifestó abiertamente sus pensamientos suicidas. No le halla sentido a la vida después que su hija resultara ser una víctima más de la supuesta conducta lasciva de la que se acusa a un profesor en su Escuela Primaria, la Miramonte, en una zona popular del centro de Los Angeles.

“He perdido la fe, me estoy acabando en vida y siento que Dios no me responde”, dijo este padre de cinco niñas al HuffPost Voces. “Cada día que pasa me siento mas amargado”.

“Todo el mundo me ha dado la espalda y ni siquiera tengo dinero para llevar a mis hijas con un psicólogo”, agrega. “Incluso yo mismo he pensado en conseguir una pistola y darme un tiro en la cabeza".

Entrevistado en la puerta de su casa en el sur-centro de Los Angeles, Camacho - de oficio cocinero en un restaurante donde dice que labora 12 horas diarias - golpea la puerta en señal de impotencia. Su esposa Yadira y sus hijas Lucero, Alondra, Paulina, Daniela y Zuleima solamente le observan sin decir una palabra.

“Ese maestro no solamente le hizo daño a mi hija, sino a toda la familia”, expuso el hombre nacido en Guadalajara, Jalisco.

“Lástima que no tengo dinero para poner a mis hijas en una buena escuela”.

Camacho y su esposa Yadira temen denunciar el delito a las autoridades a causa de su condición migratoria en Estados Unidos. Pero la policía los anima a hacerlo.

“A nosotros no nos importa si una persona esta legal o no en el país”, expresó el teniente Carlos Márquez, de la Oficina de Victimas del Departamento del Sheriff del Condado de Los Angeles (LACSD). “A ninguna de las personas que hemos entrevistado se les ha preguntado eso”.

Márquez aseguró a HuffPost Voces que en el presente no son 23 las presuntas victimas del ex profesor Brendt, como era inicialmente, sino casi medio centenar.

“Creo que el numero total de victimas seguirá cambiando, hasta antes del probable juicio”, dijo Márquez.

Mark Berndt, de 61 años de edad fue arrestado el 30 de enero en su hogar a la ciudad de Torrance. Está acusado de 23 cargos criminales de cometer actos lascivos contra menores de edad, entre 7 y 10 años de edad, entre 2005 y 2011.

El ex profesor, a quien se le impuso una fianza de 23 millones de dólares renunció este jueves a su derecho a un juicio rápido. La juez de la Corte Criminal, Shelly Torrealba, pospuso la audiencia preliminar hasta el mes de junio.

Sandi Gibbons, portavoz de la oficina del Procurador de Distrito del condado de Los Angeles, dijo a HuffPost Voces que la fiscal líder del caso, Darci Lanphere, entregó mas de 400 artículos adicionales de evidencia al abogado defensor Víctor Acevedo.

“Se trata de un proceso de procedimientos en curso”, dijo Gibbons.

El teniente Márquez declaró que del número preliminar de presuntas victimas que temían reportar los hechos a las autoridades, al menos 10 nuevas familias han presentado - a través de sus abogados- documentos de certificación para la probable obtención de una Visa U.
“La Visa U se podría otorgar si las personas cooperan con la investigación criminal por parte de las autoridades”, aseguró la abogada Jessica Domínguez, experta en asuntos migratorios en conversación con HuffPost Voces.

“Esta visa especial solamente se otorga a victimas de un crimen violento criminal o abuso sexual”.

Domínguez y el abogado Gregory J. Owen representan a 12 presuntas víctimas, de las cuales 10 son residentes legales o ciudadanos estadounidenses. Las otras dos familias se han acogido a la certificación inicial de petición de una Visa U, la cual después de tres años de haberla recibido, pueden solicitar una tarjeta de residencia o green card.

“Hay que esperar a lo que tenga que suceder”, expresó Yadira Bernal, la madre de la niña. “Eso podría ser un apoyo”.

La mujer oriunda de Guadalajara dijo a HuffPost Voces que su hija se muestra reacia a la interacción social y ha bajado su rendimiento escolar, desde que ella descubrió que la niña era supuestamente abusada en el salón de clases.

“Yo nunca vi ningún comportamiento extraño en su persona y tampoco me dijo nunca nada”, recordó. “Lo que sí hice de coraje, fue romper la fotografía donde el maestro [Mark Berndt] aparecía al lado de mi niña”.

Mark Berndt se encuentra recluido en la cárcel del Centro Metropolitano de Detención Twin Towers, del Departamento del Sheriff.
Está acusado de haber tomado fotografías perturbadoras de sus alumnos, vendarle los ojos y presuntamente darles galletas impregnadas de su propio semen, en una cuchara de plástico.

“Este caso es el más raro que he trabajado en mi vida por lo que se le acusa al maestro [en el interior del aula] de haber hecho por muchos años”, aseguró Márquez. “Pero no es el peor en el que he trabajado, porque hemos investigado casos de niños de hasta 2 ó 3 años de edad que han sido atacados sexualmente y médicos especialistas han tenido que arreglar con cirugía los daños físicos provocados en sus cuerpos; otros menores han sido quemados, golpeados hasta la tortura, les han matado con piedras o palos o han sido victimas de sus propios familiares”.

Márquez dijo que los agentes continúan entrevistando a estudiantes en la Primaria Miramonte, y afirmó que la ley les da el poder de interrogar a los niños, aun sin el consentimiento o la presencia de sus padres.

“Las preguntas se hacen sin que nadie esté presente, porque de esa forma si el niño dice la verdad, será mas fácil para nosotros la investigación, para que no sean manipulados por lo que oyeron en la televisión o lo que sus padres hayan comentado”, dijo.

Sin embargo, a José Camacho nada le consuela. Se encierra en su propio dolor. No tiene ayuda para su familia ni para que el mismo aleje sus pensamientos suicidas.

“Ya no sé si vale la pena vivir”, dijo. “Todo lo que nos ha sucedido es demasiado cruel”.

Vea también en el HuffPost:

Video relacionado:
SIGUE VOCES