Según datos de la Sociedad Estadounidense de Cirujanos Plásticos (ASPS), el procedimiento cosmético que más incrementó su popularidad durante 2011 fue la mentoplastia –alteración del mentón. El aumento de este tipo de cirugías plásticas fue de más del 70 por ciento, lo que significa que al año se realizaron 20,680 operaciones para reducir o aumentar la barbilla. ¿Pero por qué las mujeres están tratando de lucir como Jennifer Aniston o como Reese Witherspoon, y los hombres quieren conseguir las facciones de George Clooney?

Según los expertos, las redes sociales tienen un impacto directo en este fenómeno, y es que la fuerte exposición a las que nos someten sitios como Facebook, ejerce una presión en el cómo queremos vernos. ¿No es verdad que dedicamos mucho tiempo a elegir la foto de perfil que nos haga lucir interesantes y atractivos? Para muchos, la solución es modificar sus facciones y alterar la estructura de su mentón.

“El objetivo de ajustar el mentón, u otras partes de la estructura ósea facial es conseguir un rostro equilibrado”, explicó a HuffPost Voces el Dr. Jeffrey Spiegel, cirujano plástico y profesor en la Boston University School of Medicine. Por otro lado, “para algunas personas que parecen tener una nariz grande, el principal problema es que tienen mentones pequeños”, afirma el experto.

JUVENTUD Y CARÁCTER

El rostro es una de las zonas del cuerpo a la que las mujeres le dedicamos más cuidados. Acostumbramos usar cremas faciales para prevenir las arrugas o bien para suavizar las líneas de expresión, pero “la belleza va más allá de la superficie de la piel”, explica el Dr. Spiegel. “Es necesario reconocer que el esqueleto facial es una parte importante del atractivo. Creo que más médicos están reconociendo y explicando esto a sus pacientes”.

Los años hacen que la piel pierda firmeza, y “la forma del mentón impacta directamente en cómo se ve todo tu rostro”, revela Spiegel. “Una barbilla débil hará que las arrugas en el cuello aparezcan más pronto”, pero “un implante de mentón puede ayudarte a lucir más joven”.

Pero existe otra razón de peso por la que las personas recurren a este tipo de cirugía sin grandes titubeos. La alteración del mentón es un procedimiento que no requiere hospitalización y los pacientes no tienen que sufrir una larga y dolorosa recuperación. “Muchas veces realizo esta cirugía en mi consultorio y la gente puede ver la mejora tan sólo 20 ó 30 minutos después de llegar conmigo. Luego de este tiempo, ¡están listos para irse a casa!”, le dijo a HuffPost Voces el Dr. Spiegel. “Por supuesto, existe algo de hinchazón, pero esta no dura demasiado”.

Y las mujeres no somos las únicas dispuestas a pagar por lucir bellas. A ellos también les interesa mejorar el aspecto de sus rostros y proyectar una imagen más masculina, aunque esto implique someterse al bisturí. “En el caso de los hombres, un mentón pequeño muchas veces es una señal de un carácter débil”.

Antes de alterar tu rostro de cualquier manera y a través de cualquier método cosmético, es vital que conozcas a detalle en qué consiste el procedimiento que te interesa. En el caso de los implantes de mentón debes saber que estos no se recomiendan en pacientes que no han superado la pubertad. Spiegel explica que “una vez que tu rostro ha dejado de crecer” cualquier edad es propicia para esta cirugía y que, los implantes de mentón son permanentes. “Una vez colocados, deberían durar toda tu vida”, concluyó el Dr. Jeffrey Spiegel.

Mira más sobre las cirugías de implante de mentón: