Se dice que el dinero no trae la felicidad, pero, nos hace la vida más fácil, ¿verdad? A veces todo nuestro trabajo y sacrificio no alcanza para llegar a fin de mes. Vemos las publicidades de la televisión, mostrando personas felices porque acaban de ganar la lotería, o saliendo sonrientes de un casino. ¿Por qué no intentar entonces atraer la buena suerte para ganar en juegos de azar?

“Nunca he ganado nada”, ”no tengo suerte”,“solo pierdo dinero”, escuchamos decir a nuestros conocidos, incluso a nosotros mismos. El convencimiento de que nunca tendremos suerte en el juego es la principal manera de bloquearnos. ¡A la suerte hay que llamarla! A viva voz, poniendo lo mejor de nosotros mismos para que aparezca. El sentirse afortunado depende de nosotros mismos…y funciona mucho más de lo que podemos creer.

La suerte es una fuerza, una energía que actúa bajo leyes que no somos capaces de definir científicamente. Para conectarnos con las energías positivas de la suerte, debemos liberarnos de nuestros miedos, de nuestras limitaciones mentales. La suerte tiene mucho que ver con nuestra actitud positiva, que atrae circunstancias de la misma naturaleza.

A veces las preocupaciones pueden inmovilizarnos, acudimos al juego como una salida desesperada para salir de un mal momento económico, entonces jugamos cuando el premio mayor supera los 100 millones de dólares…las posibilidades de ganar la lotería serán bastante pobres… Las loterías siempre tienen ganadores, personas que juegan todas las semanas, no solo cuando hay premios altos. Seguramente personas optimistas, que están seguras que con constancia, algún día lo lograrán.

Según el Dr. Richard Wiseman, reconocido psicólogo e investigador inglés, dijo la suerte no es magia, sino un adecuado estado mental. De acuerdo a sus investigaciones, realizadas a lo largo de muchos años, Wiseman sostiene que la fortuna, en definitiva, depende de nosotros mismos. Él propone escuchar la voz interior, seguir las corazonadas, y ser positivo en las expectativas con respecto a acontecimientos sobre los cuales pareciera que no tenemos tanta influencia.

¿Jugar siempre a los mismos números? ¿Por qué no? Hay números que elegimos, que nos acompañan, que vemos en todos lados. Debemos estar atentos a las casualidades y a las coincidencias, detrás de toda coincidencia hay un mensaje, hay sutiles llamados de atención ante los que merece la pena estar atentos. Ser fiel a un número para muchos parece algo tonto, o que no da resultados, pero jugar siempre a la misma cifra en la lotería, o la ruleta, aumenta tus chances de ganar.

Después de todo, la suerte es una corriente dúctil y tiene muchas variables. Para familiarizarte con sus reglas, ten en cuenta que, si piensas que no tienes suerte, estás eligiendo los hechos que confirman esta creencia…y la fortuna pasará de largo.

Olvida las quejas, olvida el “no gano nada”, “no vale la pena”, “cualquiera tiene más suerte que yo”. Estas palabras no son más que un autosabotaje. Para llamar a la suerte, para obtenerla, primero hay que haberla llamado. No es tan difícil cambiar de actitud, no cuesta nada tampoco. Alcanzará con mantener una postura positiva y convocar la prosperidad con fuerza y con fe.

Ya te has conectado entonces con las corrientes positivas de la suerte, confía en ti mismo si te gusta un número, no dejes librado ese detalle a otras personas o al azar, y por último, ¡no olvides revisar tus billetes después de cada juego!

Mira esta galería, saca tu calculadora y que tengas mucha suerte:

Loading Slideshow...
  • En cualquier circunstancia de nuestra vida cotidiana nos encontramos cifras. Cuando miramos a nuestro alrededor, nos sorprendemos a veces por números que encontramos repetidamente: puede ser a través de sueños, puede tratarse del número de una calle, de la terminación de un documento, o una dirección.

  • A través del tiempo, los números se han ido cargando de significados, que al ser investigados, han demostrado tener un contenido histórico, cabalístico, incluso científico, que conforma su significado propio. No todos lo poseen pero gran parte de ellos representan una variedad de simbolismos. Tal vez el número 13 sea el más popular de los números: para muchas personas es nefasto y para otras tantas, es su número de la suerte.

  • ¿Cómo podemos conocerlos y utilizar sus beneficios? Existen dos grupos de números de la suerte: unos son aquellos que permanecen con nosotros durante nuestra existencia, los números que elegimos, que nos acompañas, aquellos que vemos en todos lados. Hay otro grupo de números que cambia en períodos regulares, ya sea por día, por mes, o año.

  • ¿Cómo utilizar entonces los beneficios de la numerología? Nuestra herramienta clave es nuestra fecha de nacimiento. Tomaremos como ejemplo, una persona nacida el 13 de diciembre de 1958. Observa el procedimiento para saber calcular su número Día: 13 : 1 + 3 = 4 Mes: 12 : 1 + 2 = 3 Año: 1958 : 1 + 9 + 5 + 8 = 23 Ahora sumamos todos los resultados obtenidos: TOTAL: 4 (día) + 3 (mes) + 23 (año) = 3

  • Nota: Si el número es mayor a 9 lo partiremos como hicimos anteriormente con los datos de la fecha hasta obtener un número menor a 10. - El número para la fecha 13 - 12 - 1958 es : 3. Si éste fuera tu caso, podrías elegir distintos métodos para probar la suerte con tu número: intentar jugar con números afines al 3 en todas sus combinaciones por ejemplo.

  • * Tabla de letras y sus números correspondientes 1 2 3 4 5 6 7 8 9 A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Jugar tus números fijos de manera periódica también puede ser favorable, pues gracias a las leyes de probabilidad, tarde o temprano saldrán. Es importante aclarar que la numerología no puede vaticinar qué números de la lotería ganarán, pero sí puede ayudar a analizar las posibilidades individuales.