Más

Clínica combate aumento de enfermedades renales en hispanos

Publicado: 22/04/2012 23:11 Actualizado: 22/04/2012 23:11

Clinica
Oliva Garcia en sesion de hemodialisis / Alejandro Lopez de Haro

Desde junio de 2006, Oliva García, de 46 años, ha necesitado tratamiento de diálisis debido a su enfermedad renal crónica, la cual causa que las funciones de sus riñones decaigan a una velocidad anormal.
"Al comienzo tenía hinchazón solo en mis pies, pero despúes se extendió al resto de mi cuerpo," dijo García recordando el síntoma que le llevó a visitar a su doctor, lo cual resultó en su diagnóstico. "El doctor dijo que yo necesitaba comenzar mi tratamiento de diálisis."

García estaba en medio de una de sus sesiones de hemodiálisis en el Centro de Diálisis Satellite en South Gate, el cual abrió sus puertas en octubre, mientras contaba su historia personal.

La diálisis es un proceso que permite a los pacientes limpiar su sange de toxinas y exceso de agua, lo cual es necesario para que el cuerpo humano funcione saludablemente y pueda vivir. Esto se realiza con la ayuda de una máquina de diálisis, que funciona como un riñón artificial. Hay diferentes formas de diálisis, y la hemodiálisis requiere que un paciente se conecte a la máquina de diálisis tres veces al día en sesiones de tres horas cada una.

Recientemente, la prevalencia de enfermedades renales ha aumentado en Estados Unidos. Programas financiados por Medicare - la agencia de salud federal para los más necesitados - que tratan las etapas más avanzadas de la enfermedad aumentaron de 10,000 en la década de 1970 hasta más de medio millón en 2008, de acuerdo con Sistema de Datos Renales de Estados Unidos.

Los hispanos, que forman más del 90 por ciento de la población de South Gate, también tienen una más alta probabilidad de alcanzar las etapas crónicas de esta enfermedad, 1.5 veces más que la gente blanca sin origen Hispano, de acuerdo al Sistema de Datos Renales de Estados Unidos.

"Pudimos ver que nuestro servicio se necesitaba en esta comunidad," dijo Maria Rachel Nicola, Administradora Clínica del Centro de Diálisis Satellite en South Gate, refiriéndose a que la predominancia de residentes hispanos en South Gate y sus comunidades vecinas fue una influencia en la decisión de abrir la clínica. "Pudimos predecirlo desde el comienzo."

Esta también es una realidad que se refleja en la raza y etnicidad de los pacientes que asisten al Centro. La clínica actualmente sirve a 40 pacientes, de los cuales 63 por ciento son hispanos.

"Yo diría que Ia concientización y la detección temprana," dijo el Dr. Andy Hong, nefrólogo en el Centro Satellite, refiriéndose a la razón por la que los hispanos tienen un porcentaje más alto de enfermedad renal crónica.

Muchos de los casos que son referidos al Dr. Hong están en las más serias fases de la enfermedad, como los niveles 4 o 5, lo que significa que el tratamiento de diálisis o un transplante de riñón son las únicas opciones. El primer y segundo nivel de enfermedad renal crónica pueden ser mantenidos, e incluso retrocedidos, con simples acciones como el cambio a un estilo de vida más saludable.

"Por lo menos 30 por ciento de los pacientes nuevos que recibimos vienen desde salas de emergencia o sus doctores primarios," dijo el Dr. Hong, añadiendo que casi 60 por ciento de estas referencias tardías son personas hispanas, desde que empezó a trabajar como nefrólogo en el sudeste de Los Angeles en 2005. "Desafortunadamente, esta es una ocurrencia común."

José Gomez, de 43 años, es un paciente que descubrió su frágil condición renal durante una visita a su doctor hace 7 años.

"Empecé a tener dolores de cabeza y me sangraba la nariz," dijo Gomez, mientras recibía una de sus sesiones de hemodiálisis en el Centro Satellite. "Después de algunas pruebas encontraron que tenía este problema."

Los hispanos no son el único grupo demográfico que enfrenta la falta de detección temprana. De hecho, varios estudios médicos han estimado que entre 25 y 50 por ciento de todos los pacientes que empiezan terapia requieren diálisis en menos de un mes después de su primera visita al nefrólogo.

En un artículo titulado, "Referencias tardías a nefrólogos para pacientes con enfermedad renal crónica", investigadores dijeron que la causa de la mayoría de chequeos tardíos es muy probablemente basada en, "negación, falta de entendimiento o temor entre los pacientes."

El Dr. Hong cree que los hispanos son mas susceptibles a demorar sus chequeos por estas razones.

"Esto ocurre con varios grupos étnicos como fue mencionado," dijo el Dr. Hong. "Pero probablemente son factores importantes en la comunidad Hispana de South Gate."

Las personas de raza afroamericana son tres veces más susceptibles a desarrollar enfermedad renal crónica que las personas de raza blanca. Parte de la razón atribuída a la prevalencia de enfermedad renal crónica en la comunidad afroamericana es la existencia de un factor genético. Todavía no se ha hecho un descubrimiento similar en la comunidad hispana.

"Para los otros grupos, no se ha identificado todavía un gen," dijo el Dr. Hong. "Eso no significa que no pueda pasar en el futuro."

Vivir con enfermedad crónica renal es difícil, y a pesar de que la diálisis ayuda a los pacientes, no es lo mismo que tener un riñón saludable.

Los dolores de cabeza, de pecho, pérdida de apetito y otros síntomas serios pueden disminuir completamente, pero otros pueden permanecer e incluso empeorar con el tiempo, debido a problemas relacionados con los riñones u otros problemas médicos que los pacientes pueden sufrir.

Sin embargo, la sensación de fatiga es algo que varios pacientes no pueden escapar durante su terapia.

"No es lo mismo," dijo Gomez, comparando su vida antes del uso de diálisis. "Uno se siente cansado."

Oliva García se siente de la misma manera. La hinchazón corporal se puede haber detenido, pero ahora le falta la energía que solía tener.

"Antes yo era muy activa, me gustaba cocinar y hacer muchas cosas," dijo García. "Ahora me siento muy cansada."

Los doctores admiten que los tratamientos de diálisis no son el perfecto substituto para un riñón saludable. Pero por otro lado, sí mejoran la situación.

"Sin los tratamientos de diálisis, muchos pacientes se sentirían peor," dijo el Dr. Hong. "Pero no es tan bueno como recibir un transplante o no tener ninguna enfermedad renal."

Publicado inicialmente en Patch Latino de South Gate.

Por: Alejandro Lopez de Haro / Patch Latino

Related on HuffPost:

SIGUE VOCES

Archivado por Andrea Long Chavez  |